"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

miércoles, 21 de junio de 2017

Humo y pregunta

En momentos o días duros, taciturnos, complejos, de tristezas; cuando el color tiende a oscuridad y los presagios llevan carga negativa, es cuando cada detalle por mínimo que sea, cuenta; cada acto insignificante en apariencia, engrandece a quien lo realiza y consuela enormemente a quien padece de horas a ras de suelo.
 
Un compañero amigo o amigo compañero, quiso y supo dar en la diana de lo que va más allá en alguien que como yo arrastraba un mal día.

Unas cervezas, una charla, un “te noto mal”  y una sentencia:

“Sé lo que necesitas en momentos así”

Y marchó para regresar con un paquete entre las manos; un paquete lleno de humos sin encender y que abrió para que ambos siendo fumadores pasados, que no presentes, quemáramos malos rollos entre bocanada y bocanada que por una vez y sin que sirvieran de precedente, elevaron ánimo y espíritu de quien esto escribe.

Por otro lado, una mujer, una amiga que en la distancia intuyendo por silencios que la normalidad no es tal, sabe colocar entre interrogantes un adjetivo de interés sincero en cinco letras:

“¿Mejor?”

Dos detalles que pudieran parecer insignificantes, pero que consiguen llenar huecos en las personas que en momentos puntuales quizás necesitan en la espalda una palmada sin palma.

Y así, entre humo y pregunta la oscuridad aclara, los polos dejan de oponerse entre sí y las ideas dejan de ser obtusas para seguir por la senda marcada.
 
 

8 comentarios:

Yolanda vega dijo...

Querido Luismi, dias nublados tenemos todos, unos los llevan mejor y otros peor. Tu tienes la gran suerte de poder contarnos a todos los que te seguimos, la gran suerte que tienes al disponer de esos grandes amigos que se ocupan y preocupan de ti. Eso y sólo eso, dice mucho de ti. No se el porque de esos " nubarrones"toda vida pasa por alguno lo que si se es que pasara y pronto y también se que siempre tendrás una mano amiga tendida hacia ti. Besos.

luismi dijo...

Se agradece Yolanda. Son esos días en los que ni el humor consigue mitigar esa sensación de vacío, de pesadez de alma y cuerpo, de desgana. En definitiva, de tristeza. Afortunadamente no es habitual que me ocurra; quizás por eso me afecten más esos días tontos. Y además los años no pasan en balde.

Menos mal que tengo cerca gente que de una u otra forma saben que algo no anda bien e intentan ayudar en la medida de sus posibilidades.

Muchas gracias amiga.

Besos

Airblue dijo...

Te bajó la serotonina, Luismi, chocolate, una tableta entera si hace falta, el triptófano es mejor que el humo, te lo juro y todo menos venirse abajo.
He tenido y sigo teniendo motivos para estar como tú, también te lo juro y he llegado a cambiar mi taza de café por un vaso de cacao. Los pulmones son rosáceos, tienen un color bonito, el humo los llena de lunares negros, chiquititos, pero matones. Lo veía a diario cuando estaba en quirófano de tórax.
Pero no me hagas caso, solo se vive una vez y después de una intervención grave, el cirujano se quita la bata y los guantes y se fuma un puro.
Sonríe :-)

Matías dijo...

Días de bajón los tenemos todos, pero no se si es buena idea los de los humos sin encender, así comienzan las recaídas, con lo que cuesta dejarlo.
Un abrazo.

Luismi dijo...

¿De rotonda? Pues quizás no sería malo que le diera ese nombre. Bajón pasajero que duró algo más de lo normal pero que ya ha dejado de dar la lata. Y ese cigarro, me sentó bien pero olvidado está.

Muchas gracias cómo siempre y buen finde.

Luismi dijo...

Sé muy bien Matías lo que dices porque a lo largo de mu vida han sido varias las veces que retomé lo que no debía. Pero esta vez, no creo que sea uno de esos casos.

Gracias y un abrazo fuerte

Fiat mihi dijo...

"... pero creo que el triángulo se asemeja más a esa imagen de un Dios que sobre su cabeza parece tener aro como un toque de atención para aquellos que en ocasiones creemos perder la llamada y la esperanza en el Señor." (Últimos renglones de la carta que me dejó este año el Rey Gaspar)

Querido Luismi, recuerda el sonido de ese triángulo que, como dijo el Rey Gaspar, tiene "figura" del Padre. Aunque no puedas escucharlo -nos separan un puñado de portales- está sonando: "Clín, clín, clín clín, clínnnnn" que, traducido quiere decir: "No tengas miedo, hijo mío, que te amo con locura y te tengo abrazado fuerte entre mis brazos".

Un abrazo grande

luismi dijo...

Tienes toda la razón Patricia. Ese triángulo parece que estaba metido en su funda y no me acordé que de vez en cuando necesita también ser afinado y tocado para no perder sus propiedades.

Gracias por hacerlo sonar.

Un abrazote