"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

lunes, 24 de abril de 2017

Esbozo

Malos tiempos corren, sangre espesa por las venas, mente obtusa y corazón triste cuando en medio de una casa llena de palabras, de charlas y gente, uno se siente solo y no busca otra cosa que la horizontal de una cama.

Es la falta de claridad futura, de oscuro presente, de desgana de mente y cuerpo; en definitiva, de la marcha o escondite del niño interior como segunda personalidad, para dejar paso como protagonista absoluto al adulto taciturno de sonrisa forzada en el que también en ocasiones se convierte el reparto de la obra de teatro que yo mismo estreno en alguna temporada en mi cabeza.

No era el mejor momento; no quería que así fuera, pero la conjunción de cansancios, enfermedad incomprendida, desencuentros, tonos altisonantes, pollos sin cabeza en pocos metros cuadrados, se unieron con un objetivo común que no era otro que el de arruinar en cierto modo lo que debía haber sido y no fue.

Siete días que pasaron rápido y que sólo me dejaron sabor dulce de café con nata en un local de nombre Violín, que a última hora rescató con melodías de charla, una mañana que no debió existir nunca y una semana de esas que debió ser todo lo hermosa que no supimos crear.

Prometer, es fácil; cumplir, no tanto y que todo salga bien, casi imposible.

Mal momento elegí para ponerme el traje del pesimismo sin corbata porque al final, quien paga casi siempre es la misma pata de las cuatro que conforman nuestra mesa haciendo tambalear el equilibrio que por otra parte siempre hemos querido que fuera santo y seña de nuestra convivencia familiar.

Pero soy tan imperfecto como perfecto quisiera ser. Y donde antes existía un trazo firme y alegre, ha quedado un esbozo de mí mismo.

Me queda el consuelo de saber que este esbozo llevará aparejado su borrón y cuenta nueva porque quien de bien se rodea, su sonrisa rescatará.


P.D. Quiero dedicarlo a la gente de mi hogar. A esas tres personas que más cerca o más alejadas tienen que lidiar con un personaje como yo. 



6 comentarios:

Airblue dijo...

Y te entiendo perfectamente, un mal momento lo tiene cualquiera y no todos tienen a alguien que aguante pesares y malos tragos.
Tú sí, tres respaldos que no te fallarán, querido amigo.

luismi dijo...

Esa suerte tengo, sí. Los malos momentos aquí afortunadamente suelen ser eso "momentos".

Muchas gracias y un fuerte abrazo

Yolanda vega dijo...

Querido Luismi, te está afectando esta cambiante primavera.
Quizás no se cumplieron las expectativas para esta semana, o quizás eso te parezca a ti. Estoy muy segura de que cuando mires atrás y pienses en esta semana, sólo permanecerá el dulce sabor de ese café. Sacale el jugo a esos momentos compartidos tan dulcemente. Hay gente que apreciamos esas dedicatorias a tu familia y me extraña mucho que tu no te des cuenta de que la alegría de tu vida es eso, la familia que tienes a tu lado aun cuando tu espíritu esta " a por uvas". Un beso grande de quien te aprecia.

luismi dijo...

No sé exactamente que es lo que ocurre pero cuando la mente y el cuerpo están en off y la memoria sigue igual de mal, aquellas conversaciones preparadas, las cervezas por brindar o simplemente los paseos por hacer, se quedaron en el tintero. Y lo peor de todo es que después de una semana sigo preguntándome ¿por qué? Pues no lo sé. Puede que tengas razón y esta primavera nos esté afectando muy negativamente. En fin, espero que pronto llegue otro subidón de ánimo.

Muchas gracias amiga Yolanda. Besos

Fiat mihi dijo...

Luismi, decía el hermano Rafael (san Rafael Arnáiz) algo muy importante: "Saber esperar". No soy experta en esas dos palabras, ni juntas ni separadas, pero creo que ese es el camino.

No quiero dejar otro comentario, que a su vez, me lo dejo a mí misma:
"Saber esperar".

Un abrazo.

luismi dijo...

Acertadísimas palabras se un gran santo y acertadísimo tu comentario porque bastan pequeños detalles, pequeñas "casualidades" de esas que los creyentes solemos tener para que donde había oscuridad y pesimismo vuelva a salir el sol.

Muchas gracias Patricia. Un abrazo fuerte.