"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

martes, 27 de septiembre de 2016

Dos seres

Dos seres frente a frente; dos seres hermosos coincidiendo en mitad de un espacio con olor a vida.

No se conocen de nada y nada les une; ningún vínculo cercano; ni tan siquiera una mínima afinidad en gustos o costumbres.

Pudiera resultar incluso paradójico o pasar inadvertido en quien no ve más allá de sus ojos. Pero el encuentro de esos dos seres, habla a borbotones dentro de un silencio sólo roto por unas hojas mecidas por un viento otoñal.

Dos seres que se miran, que se estudian fijamente, sin pestañear; uno asombrado, el otro, expectante. Quietud en sus cuerpos, miradas encontradas y un impasse de espera que midiendo segundos, construyeron eternidad.

No se escucharon palabras; no se necesitaron.

El tiempo se detuvo y con él los tiempos en los que vivimos. Sólo con un gesto, se esfumaron como por arte de magia todas las maldades del hombre; su pétreo corazón sólo impulsado por su afán de posesión sin límites; su obsesión de sentirse rey sin reino y su falta de valores en un mundo descabezado de sentimientos.

Esta vez, habló el respeto, la admiración, el cariño y la sensación de libertad sin nada ni nadie que pudiera hacer tambalear quizás lo más grande que toda sociedad debiera tener: la educación.

Estos dos seres, me han dado una lección de vida dejándome impresa en retina y alma algo que creí perdido…


…La inocencia












* Dedicado a toda persona que quiera y sepa practicar algo tan hermoso como el respeto y el amor por los animales y la naturaleza que tenemos la gran fortuna de disfrutar en este planeta llamado Tierra.

Y como no, también a mi hija María que está aprendiendo por sí misma a ver más allá de unos ojos silenciosos o un mudo paisaje. En definitiva, porque está aprendiendo a vivir.









13 comentarios:

Fiat mihi (nuevo blog) dijo...

Regresando de Misa vi un maltrato a un perrito. El maltratador era el culpable por no cumplir la ley. Una pena no haber podido hacer nada. Estas fotos son impresionantes. No por el animalito y María en sí, sino por lo que los dos juntos llegan a transmitir. Ojala y supiéramos mirar y mirarnos así.

Gracias, Luismi y María.

Un abrazo.

Airblue dijo...

Como siempre tus letras adornan una escena preciosa. Qué bonitas fotos, me han encantado. Enhorabuena por tu escrito, por amar a los animales y por esa hija que seguro aprenderá a vivir con el ejemplo de su padre.

Abrazos otoñales.

luismi dijo...

Como bien dices Patricia, ojalá supiéramos todos mirar y respetar a los animales como seguramente hacen ellos. Es penoso que el mejor amigo del hombre y tantos y tantos otros animales sean maltratados por esos verdaderos "animales" que andan sueltos por ahí. Gracias

Besos

luismi dijo...

Un enorme abrazo otoñal querida amiga y muchas gracias por esos elogios.

Besos

..NaNy.. dijo...

Hola paso hacerte una visita, madre mía que entrada más intensa me gusta. Y las fotos con el ciervo me parecen impresionantes y que lujo tan cerca. Saludos

Luismi dijo...

Gracias Nany. Me alegra que te guste. Saludos

MuCha dijo...

Magistral !!!!!!!!!!!!Ha sido todo un placer recibir comentarios como el tuyo
Impecable en tus letras
Me encanta el haberte conocido no te pierdas compañero

Luismi dijo...

Muchas gracias. Saludos.

MERY dijo...

Muchas veces me gusta meterme en este café a hurtadillas y volver a leer lo que aquí se escribe... aunque lo que me hacen sentir tus entradas te lo digo por otros medios, voy a acostumbrarme a escribir a la fuente de origen. Este café del swing que tantos sentimientos me ha hecho brotar. No hay mayor regalo que poder compartir contigo mi paso de Peter Pan a Wendy y viceversa, ya que a veces es bonito crecer, pero la inocencia de niñez es algo que se tiene que guardar como un tesoro. Creo que eso me lo has dejado en herencia, algo que vale más que toda la fortuna del mundo. un beso ENORME <3

luismi dijo...

No hay mayor recompensa para quien se encuentra detrás de la barra del café, que el poder charlar en él de lo que se cuece entre sus paredes. Si para ti es ya una herencia recibir esos sentimientos, para mi no cabe mayor orgullo de padre y amigo.

Se te quiere Campanilla. Un besazo.

luismi dijo...

No hay mayor recompensa para quien se encuentra detrás de la barra del café, que el poder charlar en él de lo que se cuece entre sus paredes. Si para ti es ya una herencia recibir esos sentimientos, para mi no cabe mayor orgullo de padre y amigo.

Se te quiere Campanilla. Un besazo.

Mercedes dijo...

Me encantais!!!

luismi dijo...

¿Verdad que sí?