"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

lunes, 18 de mayo de 2015

Renovarse o...

Asomándome a la barandilla de un intercambiador de transporte en la gran ciudad, veo simplemente hormigas. Unas van, otras vienen; algunas suben, otras bajan. Multitud de colores, formas y esculturales cuerpos que van desde la perfección de Miguel Ángel a las enormidades de Botero.

Como denominador común en todas ellas, la sempiterna prisa o celeridad en sus movimientos. Todas llegan tarde; esa cita, ese trabajo, ese autobús, ese amigo… no esperan. Incluso ese violinista toca “accelerato ma non tropo”.
¡Qué mundo más estresado y estresante! Y a la vez, qué mundo tan extraño e incomprensible que viviendo siempre con el pie del acelerador a fondo, es capaz de aguantar, soportar y padecer interminables colas de centenares de metros e incluso largos días por ser de los primeros en adquirir ese último modelo de móvil, esa tablet de futura generación, esa entrada para ver a Dios disfrazado de artista, deportista o embaucador o de clavar esa bandera en forma de sombrilla que colonice el mísero espacio posible de cualquier arena de cualquier Benidorm que se precie.

Y contrapuesto a todo esto, en pocas, pero agradecidas ocasiones se encuentra un servidor, que apoyado en esa barandilla, recuerda como si fuera anteayer que paseando con mi chica por las calles de mi ciudad, se fijó en un niño de pantalón corto, zapatos desgastados y pelo cortado “a tazón” que simplemente pedaleaba subido a una pequeña y descolorida bici.
Ese niño, crecerá y seguramente será otra hormiga que navegará por el torrente de los tiempos que le ha tocado vivir.

Mi deseo para ése y tantos y tantos niños como él, es que llegado el momento pueda saber elegir entre


         Renovarse o VIVIR







0 comentarios: