"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

"Quisiera saber llorar como un niño para sentirme mejor hombre"

domingo, 25 de mayo de 2014

¿Cómo no te voy a querer?




Despierto pensando que mi cabeza no es la mía, sino la de alguien que ayer inundó su cuerpo con litros de alcohol. Ese pensamiento ha durado poco y me ha extrañado más al acordarme que ayer y aunque parezca mentira, un hipotético control de alcoholemia que me hicieran, mostraría un sorprendente, por la ocasión, 0,0.

Sin embargo, mi cerebro se mueve, mis sienes palpitan en un dolor lacerante y mi garganta es un infierno sin voz. Me encuentro verdaderamente hecho un guiñapo, pero con la alegría de un guiñol.

Ayer viví y aún hoy sigo viviendo, una de esas jornadas imborrables. Ayer, vestí de blanco, me vestí de triunfo y de un pedacito de gloria. Reí, grité, lloré, salté, abracé, me abrazaron, besaron y besé.

Todos los verbos conjugables que se pudieran aplicar a unos momentos de inmensa alegría.

Necesitaba algo así; un desahogo, un gritar como nunca al cielo y tierra; desterrar tantos agobios, tristezas y penas que este año quieren perseguirme aunque nunca consigan alcanzarme.

Grité, me abracé y casi lloré con los míos y también con otras ochenta mil almas unidas por un sentimiento y escudo, juntos en el mítico y más hermoso que nunca Estadio Santiago Bernabéu.

La gloria se escribe con letras de oro y ayer se forjaron a golpe de entrega, fe, sacrificio y lucha sin cuartel.

Esa copa, no la levantó este o aquel jugador. Esa copa, la levantamos todos aquellos que velamos sueños, los que apretamos dientes, no desfallecimos en la esperanza, no cejamos en nuestra fe y que viniendo fríos madrugadores, cansancios extremos y dolores sin cuartel, permanecimos al pie del cañón en las calles de Madrid o pegados a un televisor, con el único propósito de ver una nueva "orejona" que ya se hacía mucho de rogar.

También la levantaron aquellos de los que me acordé mirando al cielo y que hubieran disfrutado tanto o más que yo con un triunfo de nuestro Madrid.

Mereció la pena la espera y aunque mi voz se quedó en un asiento del estadio, no puedo dejar de acordarme de un estribillo de canción que anoche no paraba de sonar por las calles de la capital vestidas más que nunca de un hermoso blanco triunfal.



¿Cómo no te voy a querer?

¿Cómo no te voy a querer?

¡¡¡ SI ERES CAMPEÓN DE EUROPA POR

 DÉCIMA VEZ !!!



















P.D. Debo acordarme también, porque es de justicia, de un dignísimo rival que si ha llegado a una gran final como ésta, ha sido por su trabajo y coraje. Les deseo que alguna vez se rompa su maldición y consigan sentir lo que los madridistas hemos sentido con el triunfo en la más importante competición de clubes en Europa. Porque si como dice nuestro Himno, "cuando pierde da la mano", cuando ganamos, también sabemos dar un consuelo.






12 comentarios:

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola Luismi, no estoy al tanto de esas cosas, pero veo que te emociona que el Real Madrid sea campeón.
Y me pregunto...¿Alguno de ellos es tu amigo, viene a decirte algo cuando estás preocupado etc? No, seguro que no, y mientras tanto, te olvidas de los amigos que constantemente están a tu lado desde hace años. Hoy estoy molesta con todos, llevo más de 300 visitas escuchándoos a todos y a penas me llegan un 10% de respuestas. Hoy me siento muy cansada y harta de hacer visitas. Espero que me comprendas.
Como siempre a pesar de mi enfado, te dejo un beso.
Sor.Cecilia

Sgroya P dijo...

Probablemente la final de champions más intensa jamás vivida.. y un claro ejemplo de no rendirse jamás.

HALA MADRIIIIIIID!!!!

luismi dijo...

La vida me sorprende día a día y con este comentario Sor Cecilia, no sólo me sorprendo sino que me siento profundamente dolido y decepcionado.

Desde otra condición como persona, puedo llegar a comprender que pases por momentos blogueros más o menos bajos y que te sientas poco reconocida, admirada o comentada. Aún así, te diría que el fin de un blog, no lo entiendo como aquello cuyo fin sea el tener más o menos comentarios o visitas.

Si no te he comentado o visitado con la asiduidad que piensas que debes tener, es por lo mismo por lo que de un tiempo a esta parte no he visitado a otros amigos o blogueros (conocidos o no) y a los que por motivos estrictamente personales, no comento o visito como debiera (a algunos de ellos, uniéndome una relación más estrecha y siendo sus blogs para mí, más interesantes que muchos).

No obstante, el hecho de no comentar o dejar huella de una visita, no significa necesariamente que no haya pasado por tu blog y haya disfrutado o no con tus poesías, trabajos o reflexiones.

Pero lo que realmente me indigna y decepciona de tu comentario, es que trasluce a mi modo de ver un ego, deseos de reconocimiento y falta de humildad impropios de lo que hasta ahora consideraba como una gran persona que llevaba muy dignamente el título de “Sor”. No creo que estés en condiciones de juzgarme como persona y mucho menos por el trato que doy a mis amigos.

Porque antes que un blog, para mí están las personas que realmente necesitan una ayuda cercana y quieras o no, como bloguera y con tantas desgracias como hay por ahí y algunas muy cercanas a mí, no es tu caso.

Sabes perfectamente, que cuando has necesitado ayuda, para llevar a cabo alguno de tus proyectos, muchos hemos sido los que aún sin poder, lo hemos hecho. Y lo hice sin buscar un agradecimiento o que me visitaras más o menos por este Café. Eres muy libre de pensar lo que quieras y quizás te resulte muy duro este comentario, pero el hecho de hacer hoy un post relatando unas alegrías que para ti pueden ser nimiedades, para otros como yo, forman parte de mi historia familiar en la que me gusta dar cabida al mayor positivismo posible y no consentiré que nadie ensombrezca ninguna de mis celebraciones por motivos como los que me expones en tu comentario.

No deseo crear polémica, pero comprenderás que tengo mis razones para contestarte así.

A pesar de todo, también, recibe un abrazo.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

No, Luismi, no se trata de reconocimiento, se trata que intentas pasar por cuantos puedes y muchos sin avisarte han puesto todos sus blogs en privados. Hay uno que tiene 8 blogs privados y no sé porque se ponen de seguidores si te dejan sin poder entrar y compartir lo que hacemos. Sí, hoy vine con enfado y lo siento,no me parece duro tu comentario, te conozco y dices lo que piensas. Así que por mi, no pasa nada, me he desfogado y ya está.
Sigue celebrando en paz la fiesta de tu equipo y discúlpame.
Un abrazo
Sor.Cecilia

luismi dijo...

Acepto tus disculpas y todos tenemos un mal día.

Un abrazo.

luismi dijo...

Esa final de Champions, por la cercanía, creo que será recordada mucho tiempo.

¡HALA MADRID!

Airblue dijo...

Buenooooooooo cómo me imaginaba yo que eras merengue, te entiendo perfectamente como entiendo la alegría de los míos, aún si ser futbolera. A ti te duele la garganta, mi hija casi coja de los saltos que dio, porque hay que reconocer que fue una final emocionante. Felicidades amigo.
Tu talante es fantástico.

Sombra Gris dijo...

Felicidades, Luismi....Nos costó trabajo, lo sufrimos pero al final ya tenemos la décima...Ser merengue, en contra de lo que la gente suele decir , no es fácil...ya que siempre somos tachados de esto o de lo otro...Gracias a Dios estas cosas con el tiempo me han ido resbalando...Somos grandes...somos El Real Madrid...donde cabemos todos, los de una ideología u otra, los de un tipo de creencia y de otros...nos une el ser de un equipo caballero...que sabe ganar y sabe perder...Yo he felicitado a cules y atleticos, a sevillistas, beticos, valencianistas CUANDO HAN GANADO TÍTULOS Y HAN JUGADO MEJOR etc...desde el sábado no he recibido ni una sola felicitación de nadie de esos equipos ...se reconocer cuando un equipo juega mejor que el mio y merece el premio....pero esta vez...esta vez somos nosotros los justos vencedores (tal vez sin en brillo que merecía la afición pero eso da igual) somos los mas grandes de Europa (10 veces) y ese gustazo no nos lo quita nadie...Mañana, el año que viene o cuando sea...volverán a ganar títulos el Barsa , el Valencia el Atlético ...y yo estaré ahí felicitando a mis amigos de esos equipos...porque el honor empieza en el corazón y acaba en la mano cuando se estrecha...Dicho esto...HALA MADRID!!!!!!!!

Jorge Donato dijo...

Fue un día muy grande para los que nos gusta el fútbol y somos además de Madrid. Se añoraba la décima y se consiguió, contra un rival tan histórico como luchador y grande. Me emocionó también ver que no hubo incidentes y sólo se habló de fútbol. Lo veo como un avance positivo.
Me uno a tú alegría amigo.
Un abrazo.

luismi dijo...

Querida amiga, muchas gracias. No podía ser de otro equipo. Ese estadio, ese himno, esa historia...
Fue un día extraordinario de esos que no se olvidan fácilmente.

Un fuerte abrazo y otro a la madridista de tu hija.

luismi dijo...

Alfonso, punto por punto me uno a tus palabras. Ya sabes que el deporte nacional de este país, no es el fútbol sino la envidia. No sé qué tiene el Madrid, que muchos atléticos son casi más antimadridistas y los culés se vuelven atléticos en determinados partidos como el del sábado. El fútbol debería unir en lugar de separar. Y qué bonito sería que las dos aficiones estuvieran hermanadas al llegar los dos equipos a la final. En fin, que la décima ya está aquí y la historia continúa.

Un fuerte abrazo amigo.

luismi dijo...

Amigo Jorge, creo que esta final debería ser recordada por eso que tú dices. Dos equipos de Madrid será muy difícil que se vuelvan a ver en una final de Champions. Estaba bonito Madrid y aún más para los madridistas. Gracias por unirte en mis alegrías.

Un fuerte abrazo.