"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

miércoles, 28 de agosto de 2013

Operación Pelotas

Que sí, que sí. Que se acabaron las vacaciones para un servidor. Atrás quedaron días de vino y mujeres, aunque si soy sincero diré que fueron días de cervezas, esposa y calor.

Vuelvo a la vorágine de la gran ciudad; con sus calores, sus colores y sus olores (los del Metro de Madrid).

Mismo autobús, mismas caras, mismo aporreador de teclado en la estación de Plaza Elíptica (al que deberían detener por contaminación acústica) y en definitiva, un regreso a mi inalterable vida diaria.

Eso sí. Me fijo en caras y cuerpos (sobre todo de mujeres hermosas para no perder la costumbre) y advierto ciertos bronceados espectaculares.

Más llamativos si cabe, cuando alguna de estas mujeres se sienta a mi lado y forma conmigo un cuadro de claroscuro espectacular. Porque mi mujer y yo, debemos ser de esa especie en peligro de extinción, que al regreso de las vacaciones, casi volvemos más blancos nucleares que cuando nos fuimos. Y no es porque no salgamos de la habitación del hotel, porque en nuestro caso, ni hotel y casi ni habitación.

El caso es que aquí estoy otra vez con las mismas ganas de siempre. No sé si muchas o pocas y lo que es peor, sin tener claro con ganas de qué.

Escucho a mi alrededor hablar de síndrome postvacacional, al igual que antes y durante el verano, he podido escuchar aquello de la operación bikini.

Así que reflexionando y por no ser menos, he decidido iniciar mi propia Operación verano-otoñal.

Debo salir de mi rutina, debo salir de mi sedentarismo y en definitiva, debo salir de mi sofá, por lo que he decidido iniciar un plan de entrenamiento semanal, que me ayude a alcanzar un estado de forma físico acorde con aquellos gloriosos días en los que el Luismi conseguía llegar de un tirón a la meta de la San Silvestre más famosa de España.

El cuerpo y la edad, quizás no sean mis mejores aliados para conseguirlo, pero creo que cuento con la voluntad necesaria para una tarea tan difícil actualmente para mí.

Sí debo avisar no obstante, que si algún amigo o amiga me encuentra en su camino mientras practico esta imitación de corredor callejero, no piensen que el deporte me vuelve más imbécil de lo normal por no saludarles. Es que tengo la fea costumbre de hacerlo escuchando música y lo que es peor, sin gafas, por lo que escucho y veo borroso.

Comienzo pues mi particular Operación Pelotas, denominada así porque en mi caso y al igual que para dejar de fumar, si no es a base de echarle “pelotas”, no hay manera de conseguirlo. ¡Que Dios reparta suerte!.


********************************************************************************




Algo más de cuatro meses después, la Operación Pelotas, llega a su fin. He cumplido mi misión y se subió al carro entre muchas dudas, mi pequeña.

 Llegamos a meta sin detenernos. Seguramente, llegamos de los últimos. Pero nadie nos puede quitar la satisfacción de cumplir un reto a pesar de todas las dificultades.

Atrás quedaron muchos días malos, algunos peores. Pero que nos quiten lo bailao.

Nada se consigue sin esfuerzo; nadie dijo que esto fuera fácil; por eso la satisfacción es mayor.


Hoy, cierro definitivamente esa Operación Pelotas, porque cuando todo parecía tranquilo, volveremos con la Operación Pelotas II.
















viernes, 16 de agosto de 2013

Atrás quedaron

A punto de subir a un autobús que me devuelva al encuentro con los míos, debo subir alegre, debo subir feliz porque días de descanso, de lectura, de músicas y quién sabe si algún baile, regados por buenas cervezas y compañía, me esperan a kilómetros de aquí.

Y así debería de ser y así quiero que sea. Pero también, reflexiono por lo que dejo atrás.

Dejo atrás quizás la soledad del amigo enfermo; del otro que quiso marchar al encuentro con su tierra y un mal paso lo impidió; de ese otro que vistiendo de negro, tiene el corazón muy blanco, o de aquel otro que sin dejar de serlo, hace mucho, mucho tiempo, que escondió su amistad.

Dejo también desperdigados amigos, abrazos y risas por arenas, mares y alguna ciudad eterna.

Incluso dejo amigos de letras, de encuentros virtuales, de aficiones compartidas que en este mundo bloguero nos unió.

A todos, mi deseo de lo mejor. Porque lo mejor para vosotros, también lo será para mí.

Subiré a ese autobús con la sensación del deber cumplido y de alegrías por cumplir cuando el reencuentro de un feliz regreso nos lleve a todos a brindar por lo que fue y lo que será.

Hasta pronto.

jueves, 1 de agosto de 2013

El color es lo de menos

En un mundo tan dispar; donde las tendencias se hacen modas y las modas costumbres, me reafirmo en mi condición y valores tradicionales.

Quizás no estén actualizados mis ideales, pero por más que los tiempos nos lleven por otros derroteros, debo y quiero seguir proclamando que me gustan todas sin que por ello deba enfadarse mi media naranja ni ningún colectivo contrario al mío. Nací así y así espero morir.

Es más; mi mujer sabe que el día que no me fije en una, éste que escribe, oculta un oscuro secreto y alguna verdad.

Nadie me puede pedir que si veo una con buen cuerpo, no me fije en ella.

Las cosas hermosas, se hicieron y se conservan para contemplarlas y eso es precisamente lo que yo hago, sin más intenciones que las de una sana admiración aunque en ocasiones también llenen mi cabeza oscuros pensamientos.

Me decanto quizás por las de tez más clara, aunque en un momento de deseo desbocado, cualquiera puede satisfacer mis bajos instintos.

Agarrarla por la cintura, arrimármela y saborear hasta sus entrañas, es un placer que en un caso así, incluso no me importaría compartir con alguno o alguna que piense como yo y no le importe adentrarse en una verdadera vorágine u orgía de sensaciones.

Porque aunque ya no sea esa primavera que dicen que mi sangre altera, este verano, sus calores y tanta provocación a mi alrededor me arrojan a un mundo de desenfreno en el que ya no miro el color, porque rubias, morenas, castañas o cobrizas, me gustan todas.


















P.D. Con las mujeres, me pasa casi exactamente lo mismo...