"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

lunes, 9 de diciembre de 2013

Un dibujo y dos palabras

Soy un afortunado; lo admito. La vida me ofrece en ocasiones, detalles, ráfagas, momentos o pequeñas cositas que a modo de bálsamo endulzan mi diaria existencia.

Era una madrugada fría como tantas otras de invierno. Puntual a su cita, el mismo autobús de siempre traslada caras de sueño, a la gran ciudad.

Sin prisas, pero sin pausa, recorremos el mismo trayecto, las mismas marquesinas, hasta llegar a nuestro destino en forma de intercambiador de transportes.

Pero esta vez, antes de bajar, me percato que en el asiento que me precede, una joven, garabatea algo en el empañado cristal intercambiando una sonrisa con la que intuyo que era su madre.

Mi curiosidad pudo más que mis prisas por salir y no tuve más remedio que fijarme en lo que había escrito antes de marchar.

Sólo un dibujo y dos palabras que también me hicieron sonreír y que a su vez me llenaron de ternura, me desbordaron de esperanza y me hicieron ver esa madrugada, de otro color.












9 comentarios:

Mónica PG dijo...

Esos pequeños detalles son la esencia de cada día y...cuántas veces las prisas y la rutina nos hacen pasarlos por alto...

Un besazo!

luismi dijo...

Siempre me han gustado esas cositas totalmente inesperadas. Detalles que siendo nada, llegan a significar mucho.

Un beso gordo y una sonrisa.

releante dijo...

Pues hay que sonreir para afrontar cada día. Un abrazo

Airblue dijo...

Cuando alguien pide una sonrisa de esa manera, no me extraña que al leerlo se nos enternezca el alma.

Hoy, mañana y siempre, una sonrisa.

Luismi dijo...

Siempre intentando aparcar el semblante serio. Gracias por vuestras sonrisas. Que nunca se pierdan.

Abrazos.

ohma dijo...

Nos hace falta alegría.
Bonito detalle.
Un abrazo.

luismi dijo...

Gracias ohma. Siempre encontraremos detalles de estos, seguro.

Abrazos.

Natalia Ortiz dijo...

Una pequeña cosa puede serlo todo :)
Me alegra leerte de nuevo, Luismi. Un abrazo!

luismi dijo...

Y a mí me alegra tu vuelta. Un abrazote.