"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

domingo, 13 de octubre de 2013

Cara a cara

Es muy tarde ya, pero es precisamente ahora cuando puedo tirar de las riendas de unos sentimientos desbocados que a ráfagas me golpean en forma de reflexiones desordenadas guardadas en cualquier cajón desastre.

Una corta conversación, pero una auténtica lección magistral de vida a las puertas quizás de una muerte anunciada, es la culpable de que yo ahora necesite escribir sobre una blanca hoja de ordenador.

Hablar así de una conversación mantenida hace apenas 36 horas con una amiga del alma que casi sin fuerzas aún me sigue sonriendo como siempre aunque la morfina no la deje casi abrir sus ojos, puede parecer incluso cruel, si estas letras llegaran a ser leídas por ella o por algún familiar o amigo cercano.

Pero, entre mi amiga Coral y yo, nunca jamás hemos dejado espacio a las mentiras, ni a los disimulos. Nos gusta llamar a las cosas por su nombre y hablarnos sin tapujos. Porque entre dos amigos de verdad, la SINCERIDAD, se escribe con mayúsculas y sin cortinas que la escondan.

Por eso, ahora quisiera imponer a esa amiga la gran medalla de la amistad, con distintivos de serenidad, coraje, razonamiento, falta de resentimiento y bondad a la que se hizo acreedora en apenas veinte minutos de una profunda charla y en toda una vida de amistad.

Porque nunca me gustó que a nadie se le premiara a título póstumo por sus buenas obras.

Se la impongo desde la comprensión, el cariño, el orgullo y la admiración que siempre le he profesado en los dulces tiempos y que ahora se ve acrecentado si cabe, en las horas más amargas.

A esa amiga que se aferraría a un trocito de gotelé que ve en la pared, si hubiera esperanza de una mínima calidad de vida.

A la que nunca culpó a nada ni a nadie de su situación o su mala suerte.

A la luchadora que siempre buscó una sonrisa y una buena cara que ofrecer a los demás aún padeciendo el mayor de los dolores.

A esa amiga que en su situación, se preocupa y aconseja por la salud de los demás.

Podría seguir enumerando méritos para esa distinción, pero para los que la conocemos, sería repetir una y otra vez una historia conocida.

Y pobre de aquella persona que piense que alguna vez se rindió. Porque la muerte, acabará venciéndola, pero sólo a los puntos, en el último asalto y sin unanimidad de los jueces.

No quisiera que esto que escribo sonara a despedida porque nunca me despediré de esta amiga con algo diferente a un “hasta luego”; pero sí quiero dejar constancia que esa fe que muchas veces me confesó que quería tener y nunca encontró, ya no es necesario que la siga buscando, porque en apenas veinte minutos y cara a cara al lado de una cama de hospital, comprendí que había conversado con el mismo Dios.



18 comentarios:

Sombragris dijo...

Y seguro que ella saco tambien el calor y la luz de tus palabras, de tu mirada y de tu corazon ...amigo...Nunca es un adios...es siempre un hasta luego ...porque la vida no acaba en la muerte...un fuerte abrazo

luismi dijo...

Gracias Alfonso. Así es la vida; ni más, ni menos. Pero hay personas fuertes y valientes y esta es una de ellas. Agradezco enormemente tu apoyo.

Un fuerte abrazo.

david ortiz dijo...

Tio, que decir de Coral, los que tenemos la suerte de conocerla una campeona, un ejemplo una persona que si todo el mundo fuera como ella el mundo seria diferente, siempre me acuerdo como me decia de pequeño "nenuco" nunca se me va a olvidar jeje dale un besazo y un abrazo muy grande de su nenuco

luismi dijo...

No te preocupes, que yo se lo daré. La has definido perfectamente. Una luchadora siempre con una sonrisa para los demás.

Besos y abrazos Nenuco.

desvanera dijo...

Vaya siento mucho que al final no haya podido recuperarse y siento mucho que esté en esa situacion ya que no habrá sido por falta de ganas de luchar y vivir,te mando un abrazo sincero.

Luismi dijo...

Muchas gracias Desvanera. El enemigo, cada vez es más fuerte, mientras que las fuerzas van disminuyendo. Pero seguimos en la lucha.

Un abrazo.

Mónica PG dijo...

Conozco a Coral a través de este post y otros en los que siempre has utilizado bellísimas palabras. Sé el duro momento por el que debes estar pasando, por eso te envío mi abrazo más cariñoso para ti y la familia y, por supuesto, para Coral, que es una auténtica luchadora.

yolanda vega dijo...

Que suerte tiene Coral de tener un amigo como tu.La envidio, si, aunque parezca mentira.Lograr que las personas que vivieron en tu vida te quieran de esta forma es admirable.
Un beso a esos amigos.

luismi dijo...

Querida Mónica, muchas gracias por tus palabras. Sí que se viven duros momentos cuando una persona a la que siempre hemos querido y admirado, se encuentra en una situación tan difíci. Pero hablando con ella, me quedó una absoluta tranquilidad por la serenidad y el gran razonamiento que me inspiró. Aún hoy confío en un milagro, para al menos, poder reirme con ella tomando una penúltima cerveza.

Un beso grande.

luismi dijo...

Creo Yolanda, que la suerte la tenemos todos aquellos que de una u otra forma la conocemos. Para mí es el mayor ejemplo de valentía que he conocido en mi vida. No es mérito mío el ser su amigo. Es muy fácil serlo con una persona así. El único mérito que sí puedo darme aunque parezca orgulloso, es que quizás sí que he sabido comprenderla y sobre todo, escucharla. Siempre nos reímos los dos cuando recordamos esos tiempos en los que las chicas en el pueblo estaban encantadas de acercarse a mí para que las escuchara y comprendiera. Porque para ligar, ya estaban los demás mucho más guapos y con más labia que yo, jejeje. Y siempre ha existido entre nosotros un cariño especial; de ese cariño que sólo se pueden tener los buenos amigos.

Muchas gracias por tus buenos deseos y sólo puedo pedirte que recéis mucho por esta gran mujer.

Besos.

Airblue dijo...

Es muy doloroso lo que estás pasando, es una amistad que te pertenece, pero déjame que te diga que las personas luchadoras son un ejemplo a seguir y que sea cual sea el desenlace, os dejará a todos una estela de fortaleza.

Un abrazo Luismi

luismi dijo...

Muchas gracias amiga. Es doloroso, pero no tanto viendo la entereza con la que sabe llevarlo la protagonista de esta amistad. Es la vida que nos viene así y así debemos asumirla. Quedan siempre muchísimas lecciones positivas para todos.

Un fuerte abrazo

ohma dijo...

En casos así a mí me abandonan las palabras. Porque no las hay con hechos así.
Suerte de haber coincidido y compartido la vida con ella.
Que la vida no la haga sufrir más, Luismi.
Bicos.

luismi dijo...

Muchas gracias ohma. Eso esperamos todos; un futuro sin sufrimiento.

Besos

Sara Royo dijo...

Tengo la firme convicción de q el amor, como fuente primordial de energía, no se acaba con la muerte, sino q se transforma. De modo q los q amamos y nos aman, siguen haciéndolo desde otra dimensión. Lo sé bien, porq puedo sentir ese amor cada día.
Tu amiga y tú tenéis mucha suerte de teneros el uno al otro. Y de q siempre sea así.
Un besico para ambos.

luismi dijo...

Muchas gracias Sara. Pienso igual que tú, aunque mis motivos o creencias, son diferentes. Peso sí sé que esto no puede acabar aquí.

Besos

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

!Ay Luismi! tengo 6 amigos que este año se han ido con Dios y sus vidas son ejemplares, hay luchado como gladiadores y sé lo que es una amistad profunda y serena.
Pido a nuestro Dios que Coral, que no conozco, tenga siempre una sonrisa despierta.pase lo que pase.
Gracias Luismi, por ser tan humano.
Un beso de ternura
Sor.Cecilia

luismi dijo...

Gracias Sor Cecilia por tu apoyo y tus oraciones por mi amiga. Seguro que pase lo que pase, esa sonrisa no se borrará jamás.

Un fuerte abrazo.