"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

"Quisiera saber llorar como un niño para sentirme mejor hombre"

lunes, 9 de septiembre de 2013

Bajo una gorrilla

Es un día de fiesta; fiesta grande en el pueblo. Día de Patrona, de tradiciones, de puestas de largo, de misas y procesiones. Vamos preparando trajes; ese nudo de corbata, ese ajuste de zapatos, esos pelos traviesos… Idas y venidas de gentes que pasan por delante de un retrato.

Un retrato de un señor mayor, de piel curtida por muchos años y soles. De mirada serena, grave y dulce a la vez.

Antes de salir a la calle, me he parado frente a ese retrato y he revivido recuerdos de muchos años en los que ese señor y yo, en un día tan especial, siempre encontrábamos un momento para tomar quizás un vino blanco, una fría cerveza y algún que otro mejillón o langostino colorao.

Nada del otro mundo, pero momentos que se hacen recuerdos cuando alguien ya no está.

Ya son dos años sin brindis, sin charlas y sin ese vino, pero mirando la fotografía, percibo que bajo esa gorrilla, allá donde esté, sigue sonriendo y disfrutando de la fiesta, de su fiesta y de su Virgen del Carmen.

A ese señor, con todo el respeto y cariño que siempre le tuve y tendré.


15 comentarios:

MERY dijo...

Este hombre con gorrilla nos dejó, pero su cariño y sus enseñanzas permanecerán para siempre muy dentro de nosotros :)

luismi dijo...

Eso es lo que más os debe quedar de él María. Sobre todo, sus enseñanzas.

Besos.

Mónica PG dijo...

Seguro que sí, Luismi. Y es que por muchos años que pasen, aquellos a quienes más queremos seguirán observándonos con la misma fuerza y cariño de siempre. Estén donde estén.
Un beso fuerte!

Fiat mihi (nuevo blog) dijo...

"Allá donde esté" seguro que es en el Cielo, así que de la Virgen... disfrutando está.

Su mirada da paz, al menos a mí.

Gracias por esta entrada, Luismi.

Un abrazo

luismi dijo...

Muchas gracias Mónica y Patricia.

Besos y abrazos.

ohma dijo...

Tiene la mirada del que conocía ya todos los entresijos de la vida.
Siempre son personas muy entrañables.
La muerte se los lleva pero nos queda su cariñoso recuerdo.
Un abrazo.

Jorge Donato dijo...

Es un bello homenaje el que compartes amigo. Seguro que sigue mirando tras la visera de su gorrilla todo lo que hacéis.
Un abrazo.

Luismi dijo...

Gracias Ohma. Ese señor no necesitó estudiar carreras para saber lo que es la vida y cómo sobrellevarla. Los años fueron su mejor aprendizaje.

Un abrazo.

Luismi dijo...

Eso espero Jorge. Que continúe mirando, sonriendo y "vigilando" todo lo bueno que tenemos los que en vida le apreciamos.

Un abrazo y muchas gracias.

Airblue dijo...

Se fue, pero seguro que cuando llegan las fiestas estará brindando contigo, con esa esperanza muchos vivimos, quizá sea una manera bonita de conformarse, da lo mismo, una amistad va más allá de la muerte.

Un bonito homenaje.

luismi dijo...

Gracias Airblue. Son esos ratos en los que por costumbre y cariño, nos acordamos de los que ya no están. Espero que nunca olvidemos esos buenos ratos vividos.

Un abrazo.

Manuel dijo...

Precioso homenaje, seguro que allá donde esté, se sentirá orgulloso de ti.
Saludos.

Luismi dijo...

Gracias Manuel. Un abrazo.

Juan salvado lodares dijo...

Como siempre grandes palabras para un gran SEÑOR, muchas gracias por escribir así, un abrazo

luismi dijo...

Gracias a los que como tú lo guardáis con cariño en la memoria.

Un abrazo.