"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

miércoles, 31 de julio de 2013

Toc toc

Toc, toc; ¿hay alguna mujer ahí? Porque yo que tanto os admiro, aunque no os entienda, siento vergüenza ajena cuando veo en televisión cómo se da una imagen de la mujer española que nada tiene que ver con lo que realmente es y lo que yo hasta ahora conozco.

Que se anuncien compresas, está bien. Que con el tiempo tuvieran alas o alerones para hacerlas aerodinámicas, vale. Pero anunciar una marca con una coreografía como esta y una banda sonora digna de una película de terror, se sale de madre.  Esas caderas, ese brazo arriba, esas poses, me parecen más sobrenaturales que ver a un gitano sólo en urgencias de cualquier hospital. 





Luego están esas mujeres que lejos de mostrar una cara de auténtico estreñimiento, viven felices y radiantes desde que toman este producto para visitar regularmente al Sr. Roca. No pueden vivir sin él y es una compañía o amiga más a la hora de trabajar o pasarlo bien. ¡Qué cara de felicidad! Y eso que son comprimidos. No quiero pensar si llegan a ser supositorios...





Y luego este otro en el que unas señoras que antes padecían ciertas "estrecheces", tienen ahora a sus parejas "agotaicos" de tanto practicarles sexo gracias a un gel milagroso. Vamos, que aunque no lo necesite, estoy por comprárselo a mi mujer para ver si le surte el mismo efecto. 




 Pero por si a estas alturas alguna fémina se ha sentido incómoda con esto que escribo, para compensar, nada mejor que este otro vídeo que muestra cómo una hermosa rubia explica concienzuda y perfectamente, la colocación de un tampón en la mano de un muchacho con sonrisa de dentífrico.

Contemplando este vídeo, no obstante, me surgen varias preguntas:

1º) ¿Qué pretendía ese muchacho al intentar coger el tampón?

2º) ¿Por qué ese interés en explicarle la facilidad de su colocación, si él no lo va a necesitar?

3º) ¿Por qué en lugar de hacerle la demostración en la mano no se lo hace en un oído y se lo deja implantado en el cerebro? Seguro que se lo hace y este muchacho sigue sonriendo, porque el que nace capullo...





Si alguien se anima a darme su opinión, por aquí espero sonriente sin necesidad de ningún laxante adicional.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo.
Yo, que siempre discuto a un tio solo por el placer de hacerlo, yo, que siempre defiendo a una mujer por vivir lo vivido, tengo que darte toda la razon.Es vergonzoso el uso que se hace en publicidad sobre cosas totalmente naturales.Has olvidado ese en que una hija le dice a su madre que " la pica ahi" ...
Sin comentarios, lo dicho, toda la razon.

luismi dijo...

Gracias, amiga anónima. Ha faltado ése y otro también en el que una mujer se niega a que le tapen los ojos ante las cámaras para demostrar que no se avergüenza por usar un producto que ha resuelto su problema de hemorroides. Pero es que ya me resultaba demasiado bochornoso. Realmente, estos tipos de anuncios publicitarios son de lo peor y quizás sólo superados por los limpiadores habituales del hogar. Un abrazo.