"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

"Quisiera saber llorar como un niño para sentirme mejor hombre"

miércoles, 16 de mayo de 2012

La chulapa

No es la pradera de San Isidro, ni una calle del viejo Madrid. La chulapa recorre orgullosa y altanera el pasillo de un hospital.

En los carteles, se puede leer “Oncología”; en su cara, sólo leo sonrisas.

No hay enfermedad que la derrote, no hay cáncer que la rinda.

Sólo le basta un clavel, sus ganas de vivir y su espíritu indomable para en un quince de mayo, cambiar sondas, tensiómetros y tristezas, por agua, azucarillos y aguardiente.

En el horizonte más cercano, una nueva operación. Un nuevo parche que le permita seguir recorriendo ese camino que todos tenemos marcado.

Lo afronta con entereza, con ilusión desmedida, confesándonos que confía incluso en aquello en lo que nunca creyó.

Se la ve con fuerzas, con ganas, con empuje. Con cierto temor, pero sin miedos.

Así es ella. Esta chulapa que se marca un chotis en una baldosa en la que todos los que la queremos, seguiremos pidiéndole bailar cada quince de mayo.



P.D. Abrí un momento el Café para brindar contigo, por el éxito que seguro que vas a tener el próximo viernes. De momento, no tomaremos alcohol porque no te dejan los médicos. Pero ya vendrán cervezas, paellas y risas mientras suena lo que a ti te gusta.

¡ Toda la suerte, abrazos y besos del mundo, amiga Coral !