"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

"Quisiera saber llorar como un niño para sentirme mejor hombre"

domingo, 4 de noviembre de 2012

El debate


Cuando oficialmente ha quedado inaugurada la temporada de enfriamientos, destrozos de gargantas o gripes acechantes y uno parece que sin saberlo había adquirido alguna entrada, las noches pueden hacerse eternas.

Hoy ha sido una de esas. Si añadimos que al malestar general se ha unido un colchón que ha dejado de ser anatómico para convertirse en anatómico-forense, comprenderéis que mis recuerdos de esta noche, se acerquen más a una noche toledana, que a una plácida noche getafense.

Así que tras varias horas de duda, ni corto aunque sí muy perezoso, cuando aún las farolas en la calle seguían encendidas, me he trasladado conmigo mismo, una fina manta y mi fiel amigo de cuatro patas, a ese sofá de salón que tantas y tantas veces nos acogió con cariño.

El escenario cambió totalmente. El sueño que por más que busqué no paró de esconderse, ahora parece que se deja atrapar. Incluso una fina, pero persistente lluvia, se convierte en mi aliada con su relajante repiqueteo en la ventana.

Todo fue como un espejismo en el desierto, porque cuando pensaba que mi nocturna suerte cambiaba, una amiga que me acompaña desde chiquitito, casi sin querer, me susurró al oído:

“Creo que vamos a tener que irnos”

Yo intenté convencerla de que no. Que no era necesario, que estábamos como nunca y podíamos retrasar alguna hora nuestra partida mientras los sueños nos envolvían dulcemente.

Pero ella cortó de raíz este intercambio de pareceres con una de esas frases que no dejan espacio a la menor duda:

“O nos vamos ahora, o tu vieja vejiga hará que revientes”

Fin del debate.


16 comentarios:

Asun dijo...

Vaya esa vejigas nuestras suelen ser así de inoportunas, pero hay que hacerles caso.
Y no te preocupes, si no has dormido muy bien esta noche, seguro que la siguiente será mejor, aunque lo mas probable es que coincida con los días que hay que madrugar para ir al trabajo. Paradojas de la vida.
Besos.

luismi dijo...

Tú lo has dicho. Seguro que esta noche será mejor para tener que ir mañana a trabajar, jejeje. Si es que estos cuerpos son así.

Besos y feliz domingo.

Maruxela dijo...

Siempre hay que confiar en uno mismo. Si te propones algo , lo conseguirás. Llegará el día que todo te irá de perlas, inclusive tu vejiga. Que duren los amigos

luismi dijo...

Esa vejiga, creo que con los años va a ser más y más puñetera. Ya veremos.

Besos.

ohma dijo...

Eso sí que jode! Cuando pillas el sueño la vejiga te da la vara, jaja
Pero no hay nada que hacer, toca levantarse,:)
Un abrazo.

Sombragris dijo...

Luismi...que ya estamos en esas edades...jejeje...suscribo tu texto...jejeje...un abrazo

luismi dijo...

Ohma, pienso que las vejigas tenían que valer al menos para cinco litros; como las garrafas. Es que no da tiempo a nada...jejeje.

Abrazos

luismi dijo...

Amigo Alfonso, espero que todavía no estemos en esas edades. Aunque últimamente cuando voy al supermercado, sin querer, se me van los ojos a los pañales. Y juro que no es pasión de padre, jejeje.

Abrazos

Airblue dijo...

¡Ay! la vegija.... da igual que seas hombre o mujer, siempre nos está manipulando. A nosotras se nos cae, por partos o por debilidad muscular, a vosotros la empuja otra amiga inseparable que está pegadita a ella como una lapa, ya sabes como se llama, ¡exacto! doña Próstata.
Cuando en las noches de otoño uno oye llover, el relax suele venir seguido, a mi me encanta quedarme en mi sofá favorito hasta que Morfeo me llama. La noche de Hallowen me encontraba más o menos como tú, buscando un lugar tranquilo hasta que otra amiga me levantó apresuradamente y salí corriendo por el pasillo. Eran las cinco de la mañana y una gastroenteritis me visitó de repente.

Saludos Luismi y olvídate de los pañales.

luismi dijo...

Otra mala amiga esa llamada gastroenteritis, que vaya nombre le dieron. ¡Qué puñeteras! jejeje.

No sé si podré olvidarme fácilmente de los pañales.

Besos y abrazos.

Maruxela dijo...

Oye , si necesitas pañales que malo hay que vayas con ellos. La necesidad hará que cualquier día me los tenga que poner yo .Mejor será descansar y mearse en pañal.

Luismi dijo...

Llegará el día Maruxela, llegará el día. El caso es que podamos contarnos la experiencia, jejeje.

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

Ha quedado demostrado que no hay sueño perfecto, siempre surge algo inoportuno que lo distorciona y aveces lo convierte en pesadilla jajaja.

Muy ameno debate!

Besos y abrazos alados, Luismi.

Jorge Donato dijo...

Me gustó tu casa de letras.
Por aquí me quedo leyéndote.
Un saludo.

luismi dijo...

Muchas gracias Jorge y bienvenido a este pequeño Café en el que espero te encuentres a gusto. Intentaré en lo posible seguir también tu blog que a simple vista, me ha parecido muy interesante.

Un saludo

Luismi dijo...

Me alegro que te gustara ese debate bastante más que a mí Diana, jejeje.

Besos