"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

miércoles, 10 de octubre de 2012

Doce mástiles

Hace poco tuve noticias de la trágica muerte de un tipo con el que en toda mi vida habré cruzado dos “holas” y un “adiós”.

Ya su apodo, puede darnos una ligera idea de su peculiaridad.

“Gargajillo” era el típico ejemplar autóctono de una comarca rural a la que me unen lazos familiares, gran parte de mi juventud y la casi totalidad de mis amigos de risas, mujeres y alcohol.

Como es natural y desgraciadamente en mí, muchas más risas y alcohol que mujeres.

En ese pueblo, hace ya más años de los que quisiera y menos de los que pensaba, existía una discoteca en la que nuestro personaje se desenvolvía como fiera que recobra su libertad.

La pista de baile, se convertía en su hábitat natural cuando por sus bafles sonaban esos temas heavys que tanto y a tantos de nosotros nos han hecho sudar y bailar.

Daba igual que ese día sonaran los Maiden, Rainbow, Zeppelin, AC/DC, que Obús o Barón Rojo.

Sin saber muy bien ni cuándo ni de dónde, aparecía entre nosotros Gargajillo sujetando como todos esa guitarra imaginaria que cualquier heavy metal que se preciara, sabía tocar.

Pero la suya, a mí siempre me pareció que era especial.

Su forma de moverse, esos punteos y ese estado de posesión casi infernal, lo hacían único en su especie.

Y ahora que me entero que este personaje ha desaparecido y aunque sé que a él le gustaba más una autopista al infierno, le desearé que encuentre una escalera al cielo mientras yo me quedo aquí echando aún más de menos si cabe, esa discoteca, esa música, esos bailes y ese guitarrista con su guitarra de doce mástiles.

D.E.P.



Debo hacer una aclaración a esta historia, porque la información que yo tenía no era la correcta y pido perdón por ello. El personaje de mi historia, afortunadamente no ha fallecido, aunque siento decir que era su hermano, al que también conocía. No obstante, mantengo mi homenaje a uno y mi deseo de descanso eterno para el otro.




8 comentarios:

Fayna dijo...

!Que post más guapooo, Luismi! Cuando me muera hazme uno como este, please!. Al fin y al cabo conmigo has cruzado algo más de dos "holas" y un "adiós". Seguro que te da para algo jejeje.

Muy bueno!!! Besossss.

luismi dijo...

No pienso hacerte ninguno, porque lo más normal es que el otro barrio lo visite yo antes, jejeje. Me alegro que te gustara, pero más me alegraría que algún día alguien volviera a abrir una cabaña en el Serengueti, o en otro sitio y se pusiera a escribir tan bien como siempre. Gracias amiga.

Besos heavys.

MEN dijo...

Un bonito homenaje a una persona que aunque hace mucho que no veias parece que nunca has olvidado y d la que guardas gratos recuerdos.Un recuerdo entrañable unico en su especie. Seguro que desde lo alto de esa celestial escalera se estara marcando un bailecito para darte las gracias. Un bessito

Airblue dijo...

Bonito homenaje el que haces a una persona que tienes en tus recuerdos. Los músicos tienen un cielo especial, sin nubes ni estrellas, solo pentagramas llenos de notas y en su caso serán las cuerdas de una guitarra sonando en la Eternidad.

Un saludo azul.

luismi dijo...

Efectivamente Men. Un tipo al que hace muchos años que no veía y que siempre me llamó la atención en aquellos tiempos. Era el heavy típico que disfrutaba siéndolo.

Besos

luismi dijo...

¡Qué hermoso lo que dices Airblue! Seguro que ese guitarrista allá dónde esté, te lo agradecerá igual que yo. Gracias.

Besos

Anónimo dijo...

Que agradable que alguien te recuerde con esa fuerza.Que estupendo ser alguien en tu vida y que bueno solo cruzarse en ella.

luismi dijo...

Gracias por el comentario. No es que este personaje en particular me dejara marcado ni nada de eso, pero sí que me llamaba mucho la atención su forma de vivir la música heavy y los bailes tan intensos que se marcaba.

Un abrazo.