"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

"Quisiera saber llorar como un niño para sentirme mejor hombre"

miércoles, 3 de octubre de 2012

Ángel

De regreso a casa, con mis auriculares que me aislan con su música del mundanal ruido, soy uno más de esos cientos de viajeros que en un tren se alejan del trabajo en la gran ciudad.

Poco que contar y escasas las emociones que en un medio así nos suceden a lo largo de los años. Caras la mayoría de cansancio, algunas de preocupación y en su mayor parte impregnadas de un ambiente rutinario.

Por eso hoy, me fijé especialmente en un detalle que atrajo mi atención.

Una joven plácidamente sentada, leía un libro con aparente pasión. Trasiego de gente en la primera parada y un señor de cierta edad, que recorriendo el vagón, no encuentra un asiento libre. Ella lo ve y rápidamente le ofrece el suyo con una hermosa sonrisa.

Su libro, su mochila y su cazadora, no fueron obstáculos para ejercer esa profesión tan denostada hoy en día llamada civismo.

Pero no contenta con ello y tras conseguir no sin esfuerzo un nuevo asiento, no tuvo ningún reparo en volver a cederlo esta vez a otra joven apoyada en una muleta. Y además, regalándole otra de sus hermosas sonrisas.

Dicen que los ángeles son seres hermosos de hermosos rostros.

Si es así, soy un tipo muy afortunado, porque yo hoy he visto uno.


5 comentarios:

ohma dijo...

Este post tuyo revela la deshumanización a la que hemos llegado. Y tienes razón, ya poca gente tiene estos detalles tan humanos, todos estamos mas que quemados, casi muertos.
Un abrazo y un punto a la esperanza.

luismi dijo...

Vamos a darle más puntos a esa esperanza. Hay mucha gente buena que quizás aún no lo sabe.

Besos

SILDELSUR dijo...

Hermoso relato!
Ojalá te vuelvas a encontrar al ángel y puedas invitarla un café!
Besos!!!

luismi dijo...

Pues no es mala idea. Lo malo es que no baja en la misma estación, jejeje.

Besos

Airblue dijo...

Sí, tienes razón Luismi, a pesar de esta sociedad tan deshumanizada, que está inmersa en sus problemas, en su quehacer cotidiano y que en el fondo es egoista y ciega, de vez en cuando surge alguien que te deja con la boca abierta, como si no fuese de este mundo. No es fácil encontrar un ángel, pero los hay,lo que ocurre es que ya ni lo damos importancia, suena raro, tú has tenido la suerte de verlo y de valorarlo.

Un saludo amigo.