"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

"Quisiera saber llorar como un niño para sentirme mejor hombre"

jueves, 23 de agosto de 2012

Encuentro casi feliz

14:30 horas de un asfixiante día de calor en la estación de Chamartín. Un hombre desciende de un tren de cercanías para despedir a unos amigos que marchan de regreso a su hermosa tierra.

Decidido, desciende los escalones del vagón hasta el andén. Comienza su marcha hacia la derecha, hasta que se da cuenta de que el camino que inició, era el equivocado.

Rápidamente, gira sobre sí mismo para retomar el camino correcto. Al girarse, un sol justiciero ciega su vista y le impide ver que frente a él estaba ella, más hermosa, espigada y desafiante que nunca.

No pudo esquivarla. El abrazo, aunque sincero, fue demoledor. El sonido producido, paradójicamente, como el de un choque de trenes.

La cara de dos policías nacionales que a escasos dos metros contemplaron la escena, era de total perplejidad mientras la ensangrentada del hombre, era todo un poema.

El resultado de tan inesperado encuentro, seis puntos de sutura y la eterna convicción de que “la viga te da sorpresas, sorpresas te da la viga”.

P.D. También un amigo cachondo, comentaba recientemente si intentaba imitar esta escena. Prometo que no...








12 comentarios:

ohma dijo...

Vaya hombre, que mal, no? :)
Asi es la viga!
Un abrazo, pero sin romperte eh!

luismi dijo...

La viga es cruel y dura, jeje.
Gracias Ohma, abrazos.

Asun dijo...

Divertido caso, pero te diré que a mi hermano pequeño le pasó lo mismo con una señal de tráfico de esas que colocan en medio de la acera, para avisar de un paso de peatones. El se la tragó enterita, pero tenía 6 años eso si.
Gracias por sacarme una sonrisa en este pesado verano que tenemos encima.
Besos.

luismi dijo...

Con 6 añitos, es más normal. Pero con tantos como tengo yo ya... Pero de todos modos, me lo he tomado con humor y he celebrado que con 6 puntos he aprobado con un "BIEN", jejeje.

Besos.

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

jajajaja, esas abruptas distracciones que desvían los sentidos en el momento menos preciso, son de temer.

Pero si aún así te hacen feliz, solo queda asumir las consecuencias.

Besitos de mariposa, Luismi.

luismi dijo...

jejeje. Asumidas están mi querida Diana. Paciencia y buen humor de momento, no me faltan.

Un besote.

Neuriwoman. dijo...

Pues menos mal que esta vez venia espigada, que si llega a darle el abrazo cuando esta más llenita lo descabeza.

Un final totalmente inesperado, yo pensando en plan romantico y zas...

Un abrazo.

Luismi dijo...

¿Plan romántico? ¡Qué más quisiera yo que en lugar de una espigada viga rojiza hubiera sido una espigada y voluptuosa pelirroja de no te menees. Pero la vida o la viga es así de dura, jejeje.
Gracias Neuri.

Besos y abrazos

Primera persona del plural dijo...

Yo también tengo una relación de amor odio con las escaleras de mi casa. Yo siempre quiero subir y ellas empeñadas en hacerme bajar.
Cosas de escaleras.

Un abracín

luismi dijo...

Escaleras, vigas, señales de tráfico... Yo creo que en ocasiones cobran vida para darnos sustos.

Otro abracín.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Buen humor mi querido Luismi, esta tu amiga, se ha chocado más de una vez con una farola !jaja!
No tengo remedio
Con ternura
Sor.Cecilia

luismi dijo...

Si es que Dios los cría y ellos se juntan, jejeje. Un fuerte abrazo amiga.