"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

miércoles, 31 de agosto de 2011

Mundos contrapuestos

Normalmente, cuando viajo en transporte público, intento aislarme de mi entorno bien leyendo algún libro, o bien escuchando música.

Pero ayer ni llevaba un libro, ni música que llevarme al oído.

Y me arrepentí, porque desgraciadamente y sin poder evitarlo, tuve que escuchar una conversación telefónica entre una abuela de mediana edad y su nieto.

Aunque uno no es dado a escuchar conversaciones ajenas y me importa un bledo lo que en ellas se diga, ésta no tuve más remedio que escucharla por el afán y empeño que esta señora ponía para que así fuera.

Nos brindó un repertorio completo de carantoñas, gestos, gritos, sonidos, etc. en una conversación telefónica muy amena que duró más de veinticinco minutos y que mantenía con su nieto de “cuatro meses”.

Y mientras que muchos incluso reían las gracias que a través del móvil esta buena señora hacía a su nieto de “cuatro meses” yo pensé que seguramente en algún lugar del mundo, un bebé de su misma edad estaría muriendo de hambre.

A veces creo que mi conciencia debería tomarse unos días de vacaciones.




6 comentarios:

Simplementeyo dijo...

es una lástima pero esa señora conciencia la tenemos trabajando como una esclava 24 horas, ya estemos despiertos o durmiendo. Si con lo que nos sobra aqui de todo cediéramos algo a quien lo necesita, asunto resuelto, pero tenemos que acumular todo, hasta el cariño, por si nos falta algún día.

es una entrada para pensar muy seriamente en todo ello, gracias.

Besitos y sonrisas con conciencia :-D

Jorge Solana dijo...

De todos los colores y sabores... Así somos. Es, sin duda, para volverse loco. A mí cada vez me cuesta más aceptar algunas cosas.
Un abrazo

Raelynn dijo...

Amigo luismi,posiblemente si existieran mas conciencias activas las brechas que existen en la humanidad no serian tan pronunciadas...existen tantas desigualdades!

Un fuerte Abrazo.

ipecan dijo...

Unos tanto y otros con tantas carencias emocionales.

La conciencia no toma vacaciones y siempre tiene el piloto en ON.

saludos.

Taty Cascada dijo...

¿Qué hacemos con la conciencia?, ¿darle vacaciones?, no, no pienso. Sólo espero que algún día el ser humano despierte de su inmadurez e ineptitud. Todavía confío que algún día las cosas cambiarán.
Un abrazo amigo, agradezco las palabras de apoyo dejadas en mi Blog.

Mónica PG dijo...

Aunque le dieras vacaciones a tu conciencia, estoy segura de que seguiría haciendo de las suyas. Los buenos sentimientos parecen tan escasos y están tan mal repartidos....

Besitos!