"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

martes, 28 de septiembre de 2010

¿HUELGA?

"El peor dictador posible, es aquel inculto que escudándose en la Democracia, hace y deshace a su antojo"



domingo, 26 de septiembre de 2010

Seguiremos soñando

Hace poco tiempo, los que solemos ver la botella medio vacía, pensábamos que todo se había acabado para que nuestro asturiano más popular pudiera alzarse con su tercer campeonato del mundo de F1. Fernando Alonso, aún después de su abandono en el Gran Premio de Bélgica, comentó que no todo estaba perdido y que si conseguía subir al cajón en las siguientes seis carreras del mundial, aún podría ganarlo. Muchos fueron los que rieron y se mofaron de este comentario, pero si hay algo que en estos años hemos aprendido de Fernando, es que normalmente sus palabras no suelen ser pensadas a la ligera.

Y llegó a Italia y provocó la locura entre los tifosis que vieron como en Monza nuestro campeón conseguía el triplete (pole, vuelta rápida y victoria). Y comenzó a callar muchas bocas y a esperanzar a los miles de seguidores que como yo lo seguimos con total devoción.

Después de ver la carrera de hoy y de ponerme los pelos como escarpias aguantando el acoso (que no derribo) de Sebastian Vettel en las últimas vueltas, definitivamente este gran piloto nos ha devueto a la senda de los sueños y como soñar es gratis, aún pienso que podemos cumplir el sueño de ver a Fernando coronarse como campeón del mundo a lomos de un hermoso Ferrari.

Pero no todo hoy iban a ser alegrias y desde aquí quiero rendir homenaje a un señor del asfalto, un caballero del micro, una excelente persona y un piloto mejor que muchos, al que nunca le dieron la oportunidad de montar un buen coche. El señor Pedro de la Rosa, no merecía este final en la escudería Sauber y hoy más que nunca, se ha demostrado la equivocación que cometieron sus jefes al despedirlo.

Echaremos de menos a este gran piloto y mejor persona y esperamos que vuelva a aparecer montado sobre muchos caballos de potencia o enseñándonos con su sapiencia este mundo de la F1 a través de las ondas.

¡ÁNIMO PEDRO!






viernes, 24 de septiembre de 2010

Terapia

Para todos aquellos que todavía sienten el síndrome postvacacional, o simplemente se encuentran agobiados, os recomiendo seguir esta terapia.

Que tengáis un buen fin de semana.




lunes, 20 de septiembre de 2010

A la sombra de un árbol

Excursión familiar. Mis tres mujeres, nuestro hijo de perra y un servidor. Manta extendida al uso, baraja de cuarenta cartas y agradable charla como acompañamiento. Hace calor, pero una ligera brisa hace llevadera una tarde prometedora.

Malabaristas anónimos intercambian pelotas, aros, mazas, diábolos y toda clase de artilugios que amenizan a cuatro pasos nuestra estancia.

Sólo me falta un ingrediente y pulso el play del reproductor, comenzando a ritmo de palmas y guitarra nuestra admirada "Noches de luna y candil".

Es hora del reposo del guerrero y en posición horizontal me dejo llevar por los sones de esta melodía y miro a lo alto. Frondoso árbol el que nos cobija. De anchas ramas y verdosas hojas sólo deja ver pequeños cuadros de un cielo azul, muy azul.

Marco ideal para el pensador, para el somnoliento, para los enamorados, incluso para el alma de algún poeta, y lo único que acude a mi mente es un razonamiento absurdo:

¿Qué ocurriría si esa paloma que se columpia a cuatro metros de altura de mis ojos decidiera desprenderse de sus inmundicias?

Creo que necesito urgentemente un psicólogo.


miércoles, 15 de septiembre de 2010

Pueblo

Como viene siendo habitual, parte de mis vacaciones han transcurrido en un lugar de La Mancha de cuyo nombre casi es mejor no acordarse. Lugar éste al que acudimos como todos los años con el sano, firme y natural propósito de reencontrarnos con la familia, y con los amigos de niñez y adolescencia, aprovechando esos días de fiestas locales en el que buscar el regocijo propio de cualquier pueblo amante de sus tradiciones, su historia, su cultura y su esencia.

Pero este pueblo es diferente, no me atrevo a decir único, aunque poco debe faltarle.

Un pueblo situado geográficamente en la más pura, dura e histórica Mancha que cierto escritor de fama universal describía relatando las aventuras y desventuras de ese Quijote que todos llevamos dentro.

Pueblo de casas viejas. De blancura en las paredes, aún más blancas en estas fechas para adornar y embellecer el paso de sus tradicionales procesiones en honor a sus Patronas.

Pueblo viejo, lo cual debería ser una virtud. Pero una cosa es un pueblo viejo, y otra muy diferente, un pueblo envejecido.

Envejecido por el resentimiento, la envidia, la alegría del mal ajeno, la crítica, los cotilleos y una tremenda, tremenda incultura palpable en todo aquel que alguna vez haya tenido alguna inquietud cultural en todas sus formas.

Me honra que me llamen paleto, porque nací en un pueblo y me siento orgulloso por ello. Pero no podría acostumbrarme a vivir señalado por el dedo de la incultura y mucho menos, de la hipocresía. Y en este pueblo en el que he vivido mis mejores años y en el que encontré a la que hoy sigue siendo mi eterna novia, ambas están creciendo a pasos agigantados.

Un pueblo que no tiene interés por promover su historia, sus costumbres, sus insignes antepasados y sus tradiciones perdidas, está llamado a sucumbir al ostracismo y al olvido.

Sin nadie que se ocupe de activar, aportar o realizar acciones encaminadas a dar un giro a este decaimiento y rutina actual, nos hará a todos cómplices de su muerte prematura.

Y lo que es peor, no se atisba ningún interés por parte de esa juventud que debería de ser la línea de flotación de este maltrecho barco.

Barco en el que viajamos todos y en el que por desgracia, a todo aquel que propone, aconseja, intenta o realiza algo fuera de lo común, lo lanzan por la borda. Y lo lanzan precisamente aquellos que visten sus mejores galas en los días señalados; que presumen de lujo, pompa y boato y que en el fondo son unos pobres desgraciados que tienen recubierto el corazón de harapos de hipocresía. De religiosidad extrema, de comunión con Dios, de golpes de pecho y puntapié al vecino. De humildes de título y lobos hambrientos de acciones. De personas que son flor de un día y capullos el resto del año.

Difícil, muy difícil veo una reconversión a esta situación, porque sin interés, no existe voluntad y sin voluntad, se paró el tiempo.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Regreso

De vuelta a casa. Con sus rutinas, sus síndromes, sus historias... Vacaciones extrañas. De la ciudad al anodino pueblo y viceversa. Debo conformarme con todo aquello que el destino nos otorga y de todo ello, quedarme con lo positivo. Vuelvo con sentimientos encontrados, con reflexiones desordenadas que algún día ordenaré y con ganas de reencuentro con aquellos que siempre me acompañan en este viaje cibernético.

Engraso cerraduras, descuelgo el cartel de "Cerrado por Vacaciones", y con nuevos ánimos se abre nuevamente al público este vuestro Café.