"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

viernes, 30 de julio de 2010

Un tipo sencillo


Dentro de mis inquietudes culturales, siempre ocupa un lugar predominante la música.

Uno de los grupos cuya carrera musical he seguido fielmente, es Supertramp. Grupo éste que con más de sesenta millones de copias vendidas de sus discos, se ha mantenido como una de las mejores bandas de la historia de la música.

Su último concierto con la formación al completo en Madrid, fue en el Campo del Gas a principios del mes de julio de 1983. Esa tarde, acompañando a un amigo, recuerdo como si fuera hoy mismo, contemplar desde el exterior el inmenso escenario. Llevaba dinero en el bolsillo y todavía quedaba alguna entrada en taquilla, pero cierto grado de sensatez me decía que no entrara porque al día siguiente muy temprano, me incorporaba al servicio militar.

Esta fue una decisión de la que me he arrepentido durante veintisiete largos años, hasta ayer.

Junto a mi hija mayor, asistimos en abril de 2002 al concierto de esta banda en la Plaza de Toros de Vistalegre. Gran concierto, pero al que le faltaba algo.

Ese algo, tiene un nombre y es el compositor y vocalista de la mayor parte de los grandes éxitos de Supertramp. El señor Roger Hodgson.

Este señor, actuó ayer en Madrid dentro de los conciertos organizados en Los Veranos de la Villa.

Debo confesar que no tenía intención de asistir, pero algo en mí me decía el día anterior que no debería perdérmelo. Así que ni corto ni perezoso, adquirí dos entradas para que ese mismo padre y su hija, algo más creciditos, se deleitaran con la música del único miembro de esta gran banda que no conocíamos en directo.

Día de mucho calor en Madrid, pero con ráfagas de viento que hacían más soportable la tarde.

Transporte público, como siempre, y parada en el metro de Puerta del Ángel.

Nombre premonitorio, porque pienso que algún ángel intervino en todo lo que vino después.

La apertura de puertas estaba programada para las 21 horas, pero nosotros, en un alarde de impaciencia y como no conocíamos la zona, decidimos aparecer por allí sobre las 18 horas.

Pocas, muy pocas eran las personas que en los alrededores del recinto esperaban quizás un autógrafo o una fotografía si el artista se dejaba ver.

Y comenzaron a concatenarse los hechos. No llevábamos ni cinco minutos por la zona, cuando una furgoneta azul de cristales tintados, se acercó y se detuvo justo delante nuestro.

Grande fue la sorpresa cuando al abrirse la puerta, apareció el mismísimo Roger Hodgson regalando sonrisas y saludos a las aproximadamente quince o veinte personas allí congregadas.

A pesar de mi deficiente inglés, conseguí reclamar su atención pidiéndole fotografiarme con él a lo que accedió muy amablemente.

Brazos a los hombros, pose cordial y sonrisa en el rostro y mi hija nos hizo la fotografía que todo fan de este artista quisiera tener.

Pero no todo podía ser tan bonito, no. Faltaba la emoción de percatarnos cuando se marchó, que esa fotografía no se había realizado porque en mi nerviosismo lógico ante una oportunidad así, no pulsé los botones adecuados.

Lo primero que en esos momentos te viene a la cabeza, es pensar “Soy tonto, soy tonto, rematadamente tonto”. Desconsuelo inicial, resignación posterior y rápidamente, con nuevas ganas de asistir al concierto que era para lo que realmente habíamos ido.

Pero ese ángel que ayer sí me guardaba, quería darme más sorpresas en forma de una pareja que encontrándose en nuestro camino y sin conocernos de nada me comentan si quiero un pase para asistir a las pruebas de sonido que la emisora M80 había regalado a los ganadores de un concurso. Les sobraba uno y quisieron ofrecérmelo a mí. Mi cara de perplejidad tuvo que ser grande y fue mi propia hija quien me animó a aceptarla, como así hice.

Nunca podré agradecer lo suficiente a estas personas su hermoso gesto.

Así que pegatina a la pechera y acceso al recinto para desde las gradas poder presenciar algo que normalmente está vedado al público.

Y aquí interviene otro ángel en forma de hermosa mujer, de nombre Mónica Ordóñez y de profesión locutora en M80 Radio, que con su buen hacer, sus gestiones con la manager del artista y su simpatía, consiguió que ésta accediera a la petición de poder fotografiarnos el grupo de agraciados con Roger.

No sólo eso, sino que esa fotografía se iba a realizar en el lugar más apropiado y soñado por cualquier fan. Subidos al propio escenario del concierto.

Y allí pude cumplir el sueño de todo fan. Conocer, conversar y fotografiarme con mi gran ídolo de juventud.

Me llamó la atención, ante todo, su simpatía. Es un tipo sencillo, de trato muy cordial, de mirada tranquila que transmite paz.

Y así conservo en imagen fotográfica el recuerdo de un encuentro imborrable.

Con esta felicidad, asistimos al concierto y sólo puedo calificarlo como memorable. Parece mentira que en un escenario ocupado simplemente por el propio Roger y el multiinstrumentista canadiense Aaron McDonald, se pueda conseguir un sonido tan extraordinario y conectar con el público como lo hicieron.

Escuchar a escasos tres metros al artista creador de canciones legendarias como The logical song, Dreamer, School, Give a little bit o Fool’s Overture con esa voz y esa forma de tocar tan magistral a sus 60 años, es una experiencia única y seguramente, irrepetible.

Y así, pasada la media noche se despidió de Madrid un tipo sencillo por el que como artista tengo el más absoluto respeto y admiración y como persona el cariño de un fan agradecido.






jueves, 29 de julio de 2010

Compañero y amigo

“Compañerismo no siempre es amistad, pero amistad siempre es compañerismo”. (José Narosky.-Escritor)

Perdido entre aburridos textos, sentencias, nombramientos y toda clase de parafernalia de un boletín oficial, aparece el nombre de una persona muy apreciada por mí. No es una noticia inesperada, pero no por ello deja de sentirse cuando se hace realidad.

Un tipo alto, muy alto pero tan buena gente como grande es.

Muchas veces, las circunstancias de la vida y la profesión que elegimos o que nos eligió a nosotros, nos obliga a tomar decisiones para las que el corazón se resiste, pero nuestra cabeza dirige.

No tuviste más remedio que aventurarte en un nuevo destino con el gusto amargo de la despedida. Dejando atrás un lugar entrañable, un buen trabajo, compañeros y amigos.

Quedan atrás días laboriosos, otros menos, incluso días de asueto. Pero siempre con la profesionalidad por delante y la satisfacción del deber cumplido de la que has hecho gala en los años que has permanecido entre nosotros.

Dejas el recuerdo alegre de cafés de máquina con extra de azúcar, de charlas futboleras, de divas muy divas, de coca-colas los viernes, de muñecos playmobil.

No es nunca fácil despedirse de un buen compañero. Por ello, sólo te diré "hasta luego" y mi mayor deseo de suerte en tu nuevo destino.

Cierto es que he perdido un compañero, pero quedo con la alegría de haber ganado un amigo, y el abrazo que no quise darte como despedida, siempre lo tendrás en cada reencuentro.

 "Hasta siempre amigo Alfonso".

miércoles, 28 de julio de 2010

Proyecto de músico

En una estación del Metro madrileño, inicio mi singladura diaria camino de mi lugar de trabajo como cualquier santo varón o hembra, que tanto monta o se lo monta tanto, y en un largo pasillo que conduce a los andenes, siempre y desde hace años y sin posibilidad alguna de esquivarlo, debo pasar por delante de un proyecto, simulacro, o imitador de músico.

De tez colorá como un tomate, chaqueta a los hombros y media mueca sonriente, sonriendo a no sé quién ni por qué, se encuentra un hombre sentado, con los brazos extendidos, aporreando, que no acariciando, un teclado Yamaha, más largo que él. Es tal su amor por la música, que ni vacaciones toma.

Él no compone. Intenta y no consigue imitar melodías por todos conocidas. Debe de llevar una lista escondida y un orden preestablecido, porque normalmente a la misma hora, escuchamos lo mismo. A eso de las 7:25 a.m., empiezan a llegar a mis oidos lo que parece ser una versión de "Chiquitita". Ya es difícil hacer una versión más lenta que el original de Abba. Bueno, pues este tipo lo consigue; pero lo hace de tal manera, que esta Chiquitita, parece ya una mujer más allá de la tercera edad. Pero ahí no queda la cosa, no. Ultimamente ha incorporado a su repertorio una versión de "Hey Jude", con ritmo salsero. Esto en cierto modo es de agradecer, porque cualquier día de estos, John Lennon se levantará de su tumba y lo perseguirá hasta los confines del Universo.

Nadie le da una moneda, pero él insiste, insiste.... Hasta el perro del vigilante de seguridad en lugar de bozal ha pedido unas orejeras por no oirle.

No le deseo nada malo a este hombre. Todo lo contrario. Es más, me encantaría que difundiera su "arte" por todas las estaciones del Metro. Una semanita en cada una de ellas y su público habitual y nuestros oídos, se lo agradecerían.

Anímese hombre, búsquese un representante o represéntese usted mismo y organice una gira por todo Madrid. El nombre, por darle alguna idea, podría ser algo así como "CHIQUITITA TOUR".

Toque usted de oído si quiere, pero por favor, hágalo un poquito bien que ya son años...




domingo, 25 de julio de 2010

Ese señor de verde

Prometí un día hablar de tí y hoy en el día que lleva tu nombre, porque tú también fuiste santo y seña nuestro, aquí me tienes, con los ojos vidriosos, el alma encogida y tu ausencia por compañera.

Lejos, muy lejos quedaron aquellos tiempos sin comunicaciones en los que a ritmo de pedaleo, alforjas como lastre y un igual por compañero, hacías kilómetros y kilómetros en busca de una simple orden que cumplir. Esas órdenes que a punto estuvieron de costarte la vida en un vil atropello por esas carreteras inmundas.

Defensor de causas nobles, hasta un gitano te agradeció su vida cuando auxiliándole taponaste con tus manos su puñalada trapera. Respetado por todos y querido por más, fuiste buen jefe, subordinado y compañero. Conseguiste algo muy difícil en la vida; aunar respeto y cariño entre la gente. Muchos fueron los que sólo veían en tí un uniforme. Afortunados los que llegaron más allá y descubrieron tu segunda piel.

Poco amigo de condecoraciones, tus años de servicio, tu vocación militar y tus desvelos hacia la gente, hicieron de tí merecedor del mayor de los premios en tu profesión; la satisfacción del deber cumplido.

Tu uniforme te delataba. Tu amor por España también.

No recuerdo jugar contigo. Mi memoria me falla. No te lo reprocho. Eran otros tiempos, otros niños, otros juegos. Recuerdo trasiegos, mudanzas, nuevas plazas, nuevos destinos. Vuelta a empezar.

Tres valores nos inculcaste: honor, humildad y respeto. Tres valores que nos dejaste como herencia y que seguirá presente en futuras generaciones.

Te fuiste como viviste; siempre al servicio de los demás. Consiguiendo el milagro en tu inconsciencia, de volver a unir sentimientos entre los tuyos. Entre esos que hoy estén donde estén, brindarán por tí.

Por todo ello, mi sargento, en el primer tiempo de saludo, siempre a tus órdenes.

Querido padre, en el segundo tiempo, el de los abrazos, siempre te querré y te guardaré en la memoria.



EL HONOR FUE SU DIVISA

viernes, 23 de julio de 2010

Veraneo

Muchos son los que llegado el descanso vacacional, intentan realizar actividades que durante el resto del año no frecuentan.

¿Quién no aprovecha esos días para darse el capricho de una buena comida en un restaurante?.

Para otros el entretenimiento consiste en pequeñas obras de bricolaje en su segunda residencia.

Incluso algunos aprovechan para realizar actividades deportivas que el resto del año tienen vedadas por falta de tiempo.

Pero sí que es aconsejable elegir bien dónde y cómo realizar todo esto, porque lo que comenzó como algo casi lúdico, puede acabar de otra forma menos agradable.

Avisados quedáis. ¡Feliz fin de semana o vacaciones!








jueves, 22 de julio de 2010

Estío y hastío

Quemazón en las suelas, calor asfixiante, humo en los pulmones. Mala época para los que como yo disfrutamos más de las nubes en el cielo que de un sol abrasador.

La rutina se engrandece, la pluma se adormece y los pensamientos se abotargan.

Nada en el horizonte para perder la vista y perderse en ensoñaciones. Ni un mar en calma, ni el fluir de un río, ni el canto de un ave. Nada.

La luna existe, pero se esconde de mí. Entre bloques de hormigón, poco que contemplar.

Pieles bronceadas en largas jornadas de tediosos baños piscineros. Sin una caricia marina, sin un aire de montaña, sin el roce de la hierba en el campo. Es todo artificial.

Odio este estío, odio este hastío, odio esta ciudad.


viernes, 16 de julio de 2010

Reencarnación

Alguna vez he pensado en el tema de la reencarnación. Ni creo, ni dejo de creer en ella; pero si alguien me pusiera en la tesitura de elegir en qué me gustaría reencarnarme, tengo las ideas muy claras al respecto.

Quisiera reencarnarme en un hermoso violonchelo de una concertista y recalco que debe ser una mujer, porque si es un hombre, no quiero ni pensarlo.

¿ Puede haber algo mejor que reposar entre las piernas de una mujer mientras recostado en su pecho me acaricia las cuerdas y me hace llegar al éxtasis entre notas musicales ?

Os animo a dar vuestra opinión y comentar en qué os gustaría reencarnaros.

Buen fin de semana a todos.

miércoles, 14 de julio de 2010

¿ Qué es eso ?


Pregunta muy común que en multitud de ocasiones nos hacemos los mortales. Desgraciadamente, crece a diario el número de personas para los que esta simple pregunta conlleva un esfuerzo adicional.

Cuando somos niños, todo son interrogantes. Todo nos llama la atención y reclamamos respuestas a nuestros mayores con multitud de preguntas. ¿ Y qué hacemos los mayores en ocasiones ? Perder la paciencia. El ritmo de vida que llevamos, nos impide apreciar los detalles y no damos importancia a las pequeñas cosas de un niño.

¡ Qué difícil resulta a veces retener el pasado ! Nuestra memoria suele jugarnos malas pasadas y acaba siendo nuestra mala conciencia quien nos devuelve y recuerda lo que debimos hacer y no hicimos.

Hoy quiero acordarme de esos niños grandes de mirada perdida, de sentimientos escondidos, de anodina existencia cuyo único reclamo es el de la comprensión y el abrazo sincero.

Sirva esto como pequeño homenaje a todas aquellas personas que un día olvidaron lo que fueron.



domingo, 11 de julio de 2010

Gracias




Es difícil escribir cuando se agolpan tantos sentimientos en una noche inolvidable. No recuerdo una descarga de adrenalina tan grande como la de esta noche. No podía aguantar sentado. El cuerpo saltaba al ritmo de las pulsaciones. La tensión que he vivido y creo que igual que yo, millones de españoles, no se puede casi contar.
Un partido con una gran tensión. Era mucho, muchísimo lo que nos jugábamos. Nunca en nuestra historia, habíamos vivido una final del Campeonato del Mundo. Siempre hemos tenido que ver como ese trofeo dorado, sólo estaba reservado a otras selecciones, pero nunca a la nuestra.

Y hoy era el día. Tuvimos que aguantar ocasiones falladas, un partido duro de los holandeses, un árbitro muy malo, alguna ocasión clarísima de nuestros rivales y que salvó nuestro santo particular; "bendito seas Casillas".

Nos veíamos jugándonos el Mundial en la lotería de los penaltis y apareció un chaval de Albacete para fusilar al gran portero holandés.

Yo no recuerdo una apoteosis de ese calibre. El grito en España, se tuvo que escuchar en los países vecinos, porque se acababa de escribir la página más brillante del fútbol español.

Por todo ello, quiero dar las gracias a veintitrés jugadores, veintitrés hombres y un caballero de bigote, que han conseguido algo de lo que muy pocos pueden presumir. Hacernos sentir con orgullo que somos españoles y que ya podemos lucir una hermosa estrella encima del escudo de nuestra camiseta, porque

ESPAÑA ES CAMPEONA DEL MUNDO




viernes, 9 de julio de 2010

El pequeñín de la casa

Vivió poquito entre nosotros; apenas siete meses. Casi no tuvimos tiempo de disfrutarlo y se nos marchó el pequeñín de la casa. Se nos marchó, pero dentro de nuestra pena, nos queda la alegría de saber que por fin es libre.


Hasta siempre Minichef.


jueves, 8 de julio de 2010

Un niño feliz

Aún con la resaca de una tarde de nervios, emociones fuertes, adrenalina descargada y sentimientos a flor de piel, medito sobre lo que pudo haber sido, fue y seguramente será.

Día de mucho calor, calles casi desiertas y sequedad en el ambiente. Falta una hora para el acontecimiento. Comienzo mi ritual. Es hora de tender ropa. Esta vez, es poca; de hecho, sólo es un trozo de tela de suave tacto, delgadez extrema y colores llamativos. Un tendedero, tres pinzas y queda ondeando al viento que no existe. Me despido de ella y ella de mí, deseándonos suerte.

Me enfundo en una camiseta con más de siete años de antigüedad que un buen señor con manoplas un buen día tuvo a bien regalarme como recuerdo de un acontecimiento entre contendientes de igual nombre y sin nada en juego.
Me miro al espejo y me gusto. Después de tantos años, sigue sentándome bien.

Salgo a la calle y la bofetada de calor me golpea el rostro. No importa, nada ni nadie puede ni quiero que me detenga.

Camino despacio, no hay prisa; pitillo en boca y mirada al frente. El trayecto no es muy largo, ni sinuoso. Aceras ardientes y chicharras vociferantes cantando a un sol abrasador.

En el trayecto, encuentro gente. Miradas ilusionadas, temerosas, extrañas y a la vez muy cercanas. Vestimentas cortadas por el mismo patrón. Todos acudimos a la misma llamada.

Mi destino es otro. Un pequeño bar entrañable para mí. Franqueo su puerta y encuentro lo que busco. Una caricia fría, un viento artificial, pero reparador. Mi calor disminuye y es hora de calmar mi sed.

Rubia y espumosa jarra con olivas verdes que las quiero verdes. ¡Cómo se agradecen!.

Todas las miradas, fijas en un mismo punto de una pared desnuda. Falta volumen y al reclamo general, comienzan a escucharse las notas de un himno conocido por todos. La emoción aumenta y las lágrimas quieren, pero no deben saltar. Acabado ese himno, estallan los aplausos y comienzan los nervios. Pitido inicial y las tensiones se desatan. Algarabía, gritos, miedos, ocasiones perdidas y todo ello, aderezado con multitud de bebidas y viandas.

No hay tregua, ni tan siquiera en el descanso. Reanudación y vuelta a empezar.

Y llegó el momento. De improviso para muchos y deseado por todos. Una pelota vuela y una cabeza a su encuentro. Melenas al viento y testarazo certero. El grito fue unánime, los brazos al cielo, las palmas ardiendo y abrazos entre desconocidos. Todos unidos, todos amigos, todos uno.

Silbido final y sentimientos desatados. Suspiros profundos, caras alegres, celebración absoluta, el summum de la alegría. Bocinas que arrastraban coches, banderas al viento, risas por doquier, fuentes cual piscinas y un sentimiento común. La historia nos debía esto.

Y regresé por donde vine, con la certeza de que por la puerta de mi casa salió un hombre y volvió un niño feliz.


miércoles, 7 de julio de 2010

San Fermín


"A San Fermín pedimos, por ser nuestro patrón, nos guíe en el partido y gane la Selección".

¡ VIVA SAN FERMÍN !

¡ GORA SAN FERMÍN !

¡ V A M O S  E S P A Ñ A !

martes, 6 de julio de 2010

Premio DARDOS


De mi buena amiga María Rosa y su excelente blog " La Vinya Vermella " , he recibido el Premio DARDOS, distinción que se dan los blogeros unos a otros, como ayuda a la difusión del arte, la literatura, valores éticos y culturales.
Agradezco profundamente este premio y cumpliendo con la condición de hacerlo extensivo a 15 blogs que no lo han recibido (mis disculpas si no fuera así), con mi enhorabuena a todos y mi agradecimiento a muchos de ellos por su amistad, he elegido los siguientes blogs:


Alfonso "Desde mi azotea"

Alma Mateos "Más allá de las colinas"

Estrella Altair "La mirada sencilla"

Fabia "Aún sin tener nada claro"

José Manuel Díez "Locura Ordinaria"

Lucía "Mi rincón"

Luis Sánchez "Ataraxía"

Miguel Vivas "Palabrafernalia"

Mónica Pérez "La persistencia de la memoria"

Raúl Jurado "El tendedero"

Sara Royo "Elixir para olvidar"

Savia "Presuntamente así es la vida"

Suso "Los paraísos perdidos"

Vicky "Susurros de pensamientos"

Werty "Black Beauty"

viernes, 2 de julio de 2010

Recortes


¡ FELIZ FIN DE SEMANA, O VACACIONES, O LO QUE SEA !