"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

"Quisiera saber llorar como un niño para sentirme mejor hombre"

viernes, 24 de septiembre de 2010

Terapia

Para todos aquellos que todavía sienten el síndrome postvacacional, o simplemente se encuentran agobiados, os recomiendo seguir esta terapia.

Que tengáis un buen fin de semana.




12 comentarios:

Taty Cascada dijo...

jaja...jaja...Mira la primera parte yo de seguro la necesito con...jaja
Un abrazo, muy bueno el video.

Luismi dijo...

Gracias Taty. Buen fin de semana.

Miguel Vivas dijo...

jajajaj... Buenísimo Luismi, jajajja... por desgracia, no tengo ningún jefe al que asestarle, a no ser que me la de a mí mismo, pero descuida, que candidatos sobran... Un abrazo compadre!!

luismi dijo...

Eso de ser tu propio jefe, no debe ser mala experiencia. Yo aunque sí que lo tengo, no me puedo quejar en absoluto. Más que jefes, tengo amigos.

Un abrazo maestro

Ana Márquez dijo...

Llegaremos a esta tesiura :-) Al tiempo.

Me he reído mucho. Gracias!!

luismi dijo...

Espero que no lleguemos a eso Ana, porque los jefes lo van a pasar muy mal, jeje.

Un abrazo

Suso dijo...

Anigo Luismi tu eres una gran terapia y gente como tu hacen que esta vida y mundo bloguero tenga sentido, por eso vuelvo, con un blog nuevo desde cero, aqui te lo dejo con todo mi cariño:
horizontedormido.blogspot.com
un fuerte abrazo

luismi dijo...

Querido amigo: me acabas de alegrar un nuevo día. No podía faltar por este mundillo una persona con la sensibilidad que has demostrado siempre. Me alegro enormemente de tu vuelta y rapidamente me paso por ese nuevo horizonte.

Un fuerte abrazo

Mónica PG dijo...

Luismi, esas terapias tienen toda la pinta de ser mano de santo. Deberían al menos dejarnos probar, jaja.

Besitos!

luismi dijo...

Yo con mis jefes, no. Pero tengo algunos candidatos, con los que iría a más de una sesión, jeje.

Besos

Maria Rosa dijo...

Esta terapia es un prodigio, hace milagros.... por suerte no es mi caso, pues creo que tengo uno de los mejores jefes del mundo: considerado, amable, dispuesto, colaborador, amigo, inteligente... tengo mucha suerte, pero en caso contrario, seria interesante poner en pràctica esta terapia. Muy divertido. Un beso.

luismi dijo...

Pues hasta en esto coincidimos. Yo no tengo un jefe. Tengo un amigo y me considero afortunado de trabajar en un ambiente tan excepcional.

Besos.