"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

"Quisiera saber llorar como un niño para sentirme mejor hombre"

viernes, 16 de julio de 2010

Reencarnación

Alguna vez he pensado en el tema de la reencarnación. Ni creo, ni dejo de creer en ella; pero si alguien me pusiera en la tesitura de elegir en qué me gustaría reencarnarme, tengo las ideas muy claras al respecto.

Quisiera reencarnarme en un hermoso violonchelo de una concertista y recalco que debe ser una mujer, porque si es un hombre, no quiero ni pensarlo.

¿ Puede haber algo mejor que reposar entre las piernas de una mujer mientras recostado en su pecho me acaricia las cuerdas y me hace llegar al éxtasis entre notas musicales ?

Os animo a dar vuestra opinión y comentar en qué os gustaría reencarnaros.

Buen fin de semana a todos.

14 comentarios:

Estrella Altair dijo...

!hay pillín... pillín.... !!!!

que tu ya has ejercido de violonchelo... me dá la sensa... ja, ja, ja.

Muy buena..

yo en la proxima reencarnación mujer y con el desarrollo cerebral de Einstien... sin mas..

Besos

Vicky dijo...

jaja muy bonita tu reencarnación amigo Luismi.

Yo no sé si creer en ella , pero en el caso de que existiera la reencarnación me gustaria en una yegua blanca , salvaje , indomable y libre de las altas montañas, para apreciar las maravillas de la naturaleza sin sentir el peso de una sociedad cada dia más degradada por la contaminación , egoismo y estrés.

Buen fin de semana!

Un Beso.

DIEGO dijo...

No está mal... Aunque yo añadiría mujer limpia y aseada... lol...

luismi dijo...

Estrella: algo he ejercido, pero yo no sé si será por la crisis o por qué, que no tengo tantos conciertos como yo quisiera, jejeje.
¿El cerebro de Einstein? Yo creo que tienes el coco más que suficiente.

Besos

Vicky: me gusta ese tipo de reencarnación. Melena al viento y libre como un pájaro.

Un beso.


Diego: si es como la de la foto, se le supone.

Un abrazo

Mónica PG dijo...

Muy ocurrente tu reencarnación, jeje.
Me resulta complicadísimo elegir en qué preferiría reencarnarme. Al final, todo tiene sus ventajas e inconvenientes.
Me encantaría ser un girasol, calentando mis pétalos al sol y colaborando a dar color al paisaje.
Aunque me lo imagino como si fuera una lotería. Al morir, nos dan un boleto y fruto del azar seremos una u otra cosa.

Buen fin de semana! Muá!

luismi dijo...

Espero que no sea una lotería como dices, porque con la suerte que yo tengo en los sorteos, entonces seguro que me toca ser lo que mi cuñado siempre dijo que no quería: caballo de picador. jejeje.

Buen finde y un besazo.

Sara Royo dijo...

Si fuera posible, en una mariposa monarca. Si no, en un delfín. :)

Besicos.

Suso dijo...

jajaja, que cosas tienes, lo peor es viajar metido en una caja...
yo si hay reencarnación me gustaría ser un pájaro (águila mejor), no veo mayor placer que volar por un cielo limpio y contemplar todo desde la alturas.
Un fuerte abrazo

Luismi dijo...

Hermosos animales ambos Sara. Muy buena elección.

Besicos para tí también.

luismi dijo...

Amigo Suso: majestuosa águila. Uno de los animales más hermosos que existen. Lástima que cada vez puedan volar por menos cielos limpios.

Un fuerte abrazo.

Taty Cascada dijo...

Amo los caballos Luismi, admiro su orgullo, su belleza y libertad...Entonces me encantaría reencarnar en una potra salvaje, libre, con un cerebro privilegeado que me permita ser la reina de todos los equinos y de esa manera escoger a mi voluntad que potro me llevaré como semental, ja ja...En verdad, me gustan los caballos por bellos, limpios, astutos y fieles.
Un abrazo.

luismi dijo...

Me dejaste sin palabras Taty, jeje. Gran comentario.

Un beso.

Maria Rosa dijo...

Buena ocurrencia. Has dicho algo que seguramente muchos piensan y no manifiestan.
Me he quedado pensando en quien podia reencarnarme, con seguridad en un animal que volara y que pudiera ver mundo y conocer todos esos lugares que por mucho que hayamos viajado, sera imposible de recorrer.
Un abrazo y feliz fin de semana tambien para ti.

luismi dijo...

Mi querida María Rosa: después de un violonchelo, yo también quisiera ser un ave y cuanto más majestuosa, mejor. O bien una de esas aves migratorias que recorren miles de kilómetros todos loa años.

Un fuerte abrazo amiga.