"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

miércoles, 14 de julio de 2010

¿ Qué es eso ?


Pregunta muy común que en multitud de ocasiones nos hacemos los mortales. Desgraciadamente, crece a diario el número de personas para los que esta simple pregunta conlleva un esfuerzo adicional.

Cuando somos niños, todo son interrogantes. Todo nos llama la atención y reclamamos respuestas a nuestros mayores con multitud de preguntas. ¿ Y qué hacemos los mayores en ocasiones ? Perder la paciencia. El ritmo de vida que llevamos, nos impide apreciar los detalles y no damos importancia a las pequeñas cosas de un niño.

¡ Qué difícil resulta a veces retener el pasado ! Nuestra memoria suele jugarnos malas pasadas y acaba siendo nuestra mala conciencia quien nos devuelve y recuerda lo que debimos hacer y no hicimos.

Hoy quiero acordarme de esos niños grandes de mirada perdida, de sentimientos escondidos, de anodina existencia cuyo único reclamo es el de la comprensión y el abrazo sincero.

Sirva esto como pequeño homenaje a todas aquellas personas que un día olvidaron lo que fueron.



12 comentarios:

Rizar el rizo dijo...

Uff la paciencia es algo un poco difícil de sobrellevar. Me gustó el consejo, la próxima vez que pierda los nervios con mi sobrino, miraré hacia atrás y comprenderé que quiere aprender del mismo modo que quise aprender yo. Besos

Maria Rosa dijo...

Querido amigo, parece que nos hayamos puesto de acuerdo en hablar de los niños...
Vi ese vídeo hace tiempo y me llego a lo más hondo.
Una de mis responsabilidades laborales es pecisamente dinamizar gente mayor y es verdad, hay que tener mucha paciencia, pero el resultado es muy satisfactorio, ademas de la gran sabiduria que poseen y que desean transmitir.
Solo hay que saber escucharles y con muy poco son absolutamente felices.
Voy a menudo a una Residencia de ancianos solo por visitar aquellas personas que no tienen familiares y que casi nadie les hace caso. Es tan gratificante cuando te cogen la mano para darte las gracias, que creo que muchas prsonas deberian pasar a verles y dedicar parte de su tiempo a su lado, para valorar y aprender.
Algun dia seremos como ellos y algunos habremos aprendido a lección, otros no.
Gracias por este post porque es una lección de sabiduria y amor a nuestros mayores,.
Por cierto he podido descansar un poco, par volver de nuevo a las batallas diarias. Ha sido breve, pero aprovechado.
Un beso.

Mónica PG dijo...

¡Qué hermoso el vídeo! Viene bien echar la vista atrás y recordar, para así valorar en el presente tantos cuidados que pasamos por alto y que fueron y son imprescindibles para ser lo que ahora somos.

Besitos!

Miguel Vivas dijo...

Ufff... Más que conmovedor amigo, ahí me has dao... Un abrazo

Taty Cascada dijo...

Entiendo donde va dirigido tu mensaje, a esos niños eternos, caritas que no mutan en el tiempo. Ojalá nunca olvidemos que una vez fuimos también preguntones e inquisitivos como ellos, nosotros maduramos, ellos se quedaron pegados en el tiempo, por eso debemos integrarlos no evadirlos.
Un abrazo.

luismi dijo...

Mis queridos amigos: este es un video que cuando lo he visto, me recordó a mí mismo en situaciones muy parecidas a las que viví en los últimos años de vida de mi padre. Enfermo de Alzheimer, recuerdo que cada poco tiempo me hacía la misma pregunta y en ocasiones tuve la misma reacción y mi conciencia me decía: "Luismi, cálmate; ¿no ves que es como un niño?". La vida nos enseña muchas cosas y una de ellas es la de aprender a ser pacientes con nuestros "niños".

Un fuerte abrazo para todos.

Estrella Altair dijo...

Es curioso como se nos olvida todo lo que nos han dado.. es curioso como la vida te pone a prueba, para ver y sentir nuestro temple..

si pasaste por ello sabes lo que es.. y como tuviste que calmarte en primer lugar a ti mismo..

gracias por compartirlo LUismi.. el sentido profundo de la vida y del agradecimiento no se puede perder nunca.. si lo hacemos lo mejor de nosotros estaría muerto.

Un abrazo querido amigo

Vicky dijo...

Querido amigo Luismi , me has tocado el alma con esta entrada y este video.Me has hecho recordar a mi abuelo paterno , que falleció cuando yo era muy jovencita , y recuerdo que sus últimos años perdió la memoria , y cuando iba a visitarlo, porque vivía con mi tia, lo primero que hacia era darle dos besos .Pero al momento me decía , ..."que poco quieres a tu abuelo que no le das dos besos"..., y con una sonrisa volvía a besarlo , pero a los 15 minutos volvía a decirme lo mismo ...así reiteradamente y cuando me tenía que marchar ,volvía a darle dos besos de despedida y cuando me iba a lo lejos volvia a decirme..."que poco quieres a tu abuelo que no le das dos besos"...

Me has hecho recordarlo e incluso me han caído unas lágrimas de cariño.Gracias.

Que tengas un feliz día.

Besos , Vicky.

DIEGO dijo...

La verdad es que el vídeo es precioso. Las cosas muchas veces ni siquiera son como son sino lo que parecen... Tenemos tanta prisa por vivir que no da tiempo a asimilar lo poco que aprendemos.

luismi dijo...

Mi querida Estrella: tienes toda la razón y es en esos momentos en los que la vida nos pone a prueba, cuando nos damos cuenta realmente de lo que somos, de lo que podíamos ser y de lo que realmente deberíamos haber hecho. Desgraciadamente, la vida no suele tener marcha atrás, pero si nuestra conciencia está tranquila, siempre podremos mirar con orgullo hacia adelante.

Un beso fuerte.


Esas lágrimas Vicky, demuestran los buenos sentimientos que tienes y realmente esa historia de tu abuelo es muy hermosa y estoy seguro que esos dos besos serán eternos.

Dos besos para tí amiga.


Hola Diego: ante todo, muchas gracias por tu comentario y bienvenido a mi rincón.
Debo darte la razón porque esta vida con sus problemas y sus prisas, nos impide muchas veces ver el significado de estos pequeños grandes detalles que al cabo de un tiempo nos hacen recapacitar y comprender la importancia de las cosas.

Un abrazo

Jorge Solana dijo...

Gracias por ese video, Luismi, gracias.

luismi dijo...

Hola Jorge: bienvenido a mi pequeño rincón en la red. En cuanto al video, las gracias siempre debo darlas yo a la gente que me lee.

Un abrazo