"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

viernes, 9 de julio de 2010

El pequeñín de la casa

Vivió poquito entre nosotros; apenas siete meses. Casi no tuvimos tiempo de disfrutarlo y se nos marchó el pequeñín de la casa. Se nos marchó, pero dentro de nuestra pena, nos queda la alegría de saber que por fin es libre.


Hasta siempre Minichef.


6 comentarios:

Mónica PG dijo...

Pero qué carita tan graciosa la de Minichef y qué ojitos tan expectantes!
Hay que ver lo poquito que duran estos animalillos y lo sensibles que son a los cambios. Por mi casa han pasado unos cuantos, pero hace un tiempo decidimos que no tandríamos más; también nos dan penita tenerlos en una jaula con una rueda, y como no entendemos sus expresiones, pues parece que están siempre tristes!
Un besito!
Y saludos a Minichef allá donde esté!

Vicky dijo...

Seguro que fue muy feliz y esos momentos que se lleva serán inolvidables.

Un Beso.

Taty Cascada dijo...

Entiendo tu dolor, yo también he llorado cuando han partido mis mascotas.
Un beso.

luismi dijo...

Muchas gracias amigas. Se hace duro el ver morir a un ser tan pequeño como éste al que teníamos ya mucho cariño a pesar del poco tiempo que convivió con nosotros. Mi niña pequeña,a la que se lo regalaron, ha llorado mucho por él y yo mismo, debo confesar que no he podido contenerme al verla sufrir así. Es lo hermoso y lo duro por lo que debemos pasar las personas que sentimos cariño por los animales.

Muchísimas gracias por vuestro apoyo y feliz fin de semana.

Besos.

Maria Rosa dijo...

Los que amamos a los animales, siempre seremos sensibles a cualquier partida, sea la que sea porque el cariño que nos demuestran a veces deberia servir de ejemplo a muchas personas.
Siento su "marcha" y entiendo vuestra pena.
Un beso.

Luismi dijo...

Muchísimas gracias María Rosa. No sé por qué será, pero hay veces que pienso que uno se encariña más de los animales que de las personas. Quizás sea porque los vemos como más indefensos y dependientes de nosotros. El caso es que por este chiquitín, hemos vertido unas cuantas lágrimas. No te quiero ni contar lo que será el día que este perro que como siempre tengo a mi lado, nos deje.

Un beso