"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

"Quisiera saber llorar como un niño para sentirme mejor hombre"

jueves, 29 de julio de 2010

Compañero y amigo

“Compañerismo no siempre es amistad, pero amistad siempre es compañerismo”. (José Narosky.-Escritor)

Perdido entre aburridos textos, sentencias, nombramientos y toda clase de parafernalia de un boletín oficial, aparece el nombre de una persona muy apreciada por mí. No es una noticia inesperada, pero no por ello deja de sentirse cuando se hace realidad.

Un tipo alto, muy alto pero tan buena gente como grande es.

Muchas veces, las circunstancias de la vida y la profesión que elegimos o que nos eligió a nosotros, nos obliga a tomar decisiones para las que el corazón se resiste, pero nuestra cabeza dirige.

No tuviste más remedio que aventurarte en un nuevo destino con el gusto amargo de la despedida. Dejando atrás un lugar entrañable, un buen trabajo, compañeros y amigos.

Quedan atrás días laboriosos, otros menos, incluso días de asueto. Pero siempre con la profesionalidad por delante y la satisfacción del deber cumplido de la que has hecho gala en los años que has permanecido entre nosotros.

Dejas el recuerdo alegre de cafés de máquina con extra de azúcar, de charlas futboleras, de divas muy divas, de coca-colas los viernes, de muñecos playmobil.

No es nunca fácil despedirse de un buen compañero. Por ello, sólo te diré "hasta luego" y mi mayor deseo de suerte en tu nuevo destino.

Cierto es que he perdido un compañero, pero quedo con la alegría de haber ganado un amigo, y el abrazo que no quise darte como despedida, siempre lo tendrás en cada reencuentro.

 "Hasta siempre amigo Alfonso".

13 comentarios:

Vicky dijo...

Bonito homenaje a un compañero de trabajo y como bien dices , has perdido a un compañero pero has ganado a un amigo , y eso es de valor incalculable. Te deseo unas felices vacaciones querido amigo Luismi y nos vemos a la vuelta.

Un beso , Vicky.

luismi dijo...

Muchas gracias Vicky. Te deseo lo mismo en estos días tan calurosos. Esperemos que nos sirvan de verdadero descanso.

Un beso amiga.

Taty Cascada dijo...

Ganaste un amigo, ganaste el cielo...Dichoso eres Luismi...Un amigo vale más para el corazón, que un compañero de labores, además tienen tantos recuerdos en común que lo disfrutarás por siempre,¡ya imagino esas cenas y almuerzos!.
Un abrazo.

Mónica PG dijo...

En el trabajo nos vemos compartiendo horas y horas, cada día, con el resto de compañeros. A veces hay encontronazos, pero también se crean fuertes lazos y amistades intensas y duraderas.
Por eso, estoy convencida de que a pesar de la distancia esa amistad seguirá creciendo y podréis seguir disfrutando de ella en cada reencuentro.
Un gesto precioso por tu parte, Luismi.

Besitos!

luismi dijo...

Querida Taty: es una alegría siempre encontrarse en el camino personas con las que se crea un vínculo de amistad. No importan las distancias ni el hecho de conocerse o no personalmente. A las pruebas me remito, con mi amiga del otro lado del charco.

Un beso amiga.

luismi dijo...

Amiga Mónica: muchas gracias como siempre por tus sabias y hermosas palabras. Ayer no pude comentarte nada de los problemillas que creo que tienes con tu blog, porque estuve toda la tarde-noche atareado con cierto concierto del que espero hacer una entrada si puedo hoy. Ya sabes que si en algo te puedo ayudar para solucionarlo, por aquí me tienes.

Un beso.

ALFONSO dijo...

Querido amigo y compañero Luis
Han pasado dos días desde que me fui del que ha sido, durante 3 años, mi lugar de trabajo y de encuentro con mis compañeros.
Dejó muchos y buenos compañeros y unos cuantos muy buenos amigos, tú eres uno de ellos.
Como bien dices, la decisión fue dura, muy dura de tomar, por mi parte: sabes lo que bien que estaba ahí y lo inmensamente a gusto y feliz que me encontraba entre vosotros, tanto a nivel profesional como personal.
Pero la vida es siemprejusta e injusta a la vez, y cuando mejor te encuentras en un sitio aparece una nueva oportunidad de mejorar y ganarse una cierta estabilidad.
No puedo vivir sin mu familia, pasa un día sin ver a Adrián, lo más grande y preciado que Dios me ha dado, y me hundo en la miseria.
Mi nuevo destinmo me va a asegurar verle todos los días durante muchos años, igual hasta ya para siempre. Tú que tiene hijos sabes de lo que te hablo.
No desaparezco, sino que me voy ahi al lado, sólo nos separan poco más de 200 o 300 ms, una distancia irisoria que muchos días salvaremos.
Querido amigo Luis, aunque la cabeza debe mandar en nuestro camino, y en algunos momentos la frialdad de be imponerse, el corazón siempre tendrá su lugar y un papel fundamental que jugar, y aunque profesionalmente estaré lejos, personalmente estaré ahí, al lado, a un golpe de teléfono o a 5 minutos andando.
Te voy a echar mucho de menos, sin duda, pero no te pienses que vas a dejar de invitarme a mi coca cola light (salvo que me dé por tirarme al alcohol, ya sabes).
Cuando te bajes a tomar otro café, dalas un plas plas bien fuerte a las divas en todo el hocico, me lo debes.
Un fuerte abrazo amigo, disfruta del concierto y, por encima de todo, sé inmensamente feliz, te lo mereces.
Hasta luego

luismi dijo...

Querido amigo: como padre que soy, lo único que puedo decirte es que no hay nada más grande que un hijo y es el mayor motivo de sacrificio que una persona puede tener. Me alegro de tu decisión por lo que conlleva y como bien dices, cuando pase un tiempo y te hagas con el puesto, ya vendrán viernes de nuevas reuniones cerveceras.
Tranquilo por el plas plas, que algún día llegará, jeje.

Quiero que le des un beso de mi parte a tu mujer, un achuchón enorme al pequeño Adrián y para tí un abrazo fuerte de amigo.

Hasta otra compañero.

P.D. Del concierto, no te pierdas la siguiente entrada.

Miguel Vivas dijo...

La vida y su incansable discurrir... Me gustó mucho el final. Un abrazo Luismi

luismi dijo...

Estas cosas tiene la vida amigo Miguel. Pero siempre queda la gran alegría de nuevos reencuentros, que se disfrutan mejor.

Un abrazo.

Maria Rosa dijo...

Querido amigo de nuevo, no siempre me leo los otros comentarios, pero hoy, ante la tranquilidad de un dia sin trabajo y más relajada, me lo he leido y me he encontrado por la sorpresa del comentario de tu amigo, al cual le dedicaste la despedida.
Yo trabajo con mucha gente, muchos compañeros/as pero muy pocos amigos o amigas, por ello entiendo perfectamente tu escrito. A veces, hasta que no se va alguién con quien has pasado mucho tiempo, no te das cuenta de la necesidad de tenerlo más tiempo al lado, pero si su marcha significa mejorar y sobre todo poder ver mas tiempo a su hijo, entonces todo es para bien.
A veces, me he planteado esas marchas o incluso la mia, ahora que prejubilan a tanta gente y no se que pasará con las reacciones... Supongo que uno recoge lo que siembra.

luismi dijo...

Pues por lo poco que te conozco, seguro que más de un compañero sentiría tu marcha.

Un abrazo

Miguelon dijo...

Como bien decís, hemos perdido un compañero pero hemos ganado un amigo. Un abrazo muy fuerte para Alfonso de tú agente preferido Miguel A. mesa.