"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

"Quisiera saber llorar como un niño para sentirme mejor hombre"

martes, 8 de junio de 2010

Resignación

Resignado estoy, resignado me encuentro. Terrible sensación de abatimiento. No encuentro una solución, un ápice de esperanza. La situación se torna difícil si es que alguna vez fue fácil.

Es un estado en cierto modo letárgico. Sin euforia por los logros conseguidos y sin la tristeza y decaimiento que los malos momentos nos regala.

Lo que realmente me preocupa, es que en mí comienza a aflorar una sensación de la que siempre he intentado mantenerme alejado. Una sensación de rabia contenida, de perplejidad ante los acontecimientos, de ver y no creer; en definitiva, de asco.

Asco ante la injusticia de ciertas decisiones. Asco por su transcendencia y aún más asco por aquellos por quién fueron dictadas.

¿Solidaridad? ¿Patriotismo? ¿Arrimar el hombro?

¿Quiénes sois vosotros los políticos para en el nombre de España, pedirnos que seamos patriotas y solidarios?

Vosotros que vivís en la opulencia; que nunca supísteis lo que es doblar el espinazo, que usáis la retórica para convencer al ignorante; que habláis de macroeconomía sin ni tan siquiera saber acentuarla; que sin estudios superiores en muchos casos, alcanzáis las más altas cotas y los más bajos resultados. Vosotros que habéis gastado un millón de euros para que dos andaluces puedan entenderse en el Senado. Vosotros que creáis Ministerios por doquier totalmente absurdos e ineficaces; que necesitáis de cientos de asesores, comisiones y subcomisiones, secretarios y subsecretarios y un sinfín de altos cargos muy bien remunerados. Vosotros que en un despilfarro como no se ha visto nunca y con el único propósito de mantenerlos callados, llenáis a rebosar con cientos de millones de euros de los presupuestos generales las arcas de unos sindicatos más preocupados de su lucro personal que de la defensa de los trabajadores.
Vosotros que con sólo siete años de vuestro "trabajo" ya tenéis derecho a percibir la más alta de las pensiones. Vosotros que sólo votáis unánimemente en el Congreso vuestras propias y grandes subidas salariales.

¿Vosotros me pedís a mí que sea solidario y patriota y me obligáis a serlo con un Real Decreto vergonzoso y vergonzante aprobado por un solo voto?

¿Vosotros tenéis la desfachatez de decirme que por mi bien y el de los españoles debéis bajarme mi ínfimo sueldo, subirme los impuestos y esperar que aumente mi consumo?

Si os queda algo de vergüenza, mirad a la cara de un pensionista que malvive con su pensión después de toda una vida de duro trabajo y decidle claramente y sin tapujos que le vais a congelar su pensión por su bien.

Y decidle también a las mujeres embarazadas o con pensamientos de estarlo, que el Estado no les dará ningún tipo de subvención por tener un hijo y que se lo piensen dos veces antes de tenerlo porque no van a recibir ninguna ayuda.

Explicadles a todos también por qué a los bancos, (grandes causantes entre otros de esta crisis económica), no les aplicáis las mismas restricciones, control y sanciones que al ciudadano de a pie.

¿Y luego nos gastamos el dinero en embajadas en el extranjero de un país que no lo es, en memorias históricas que lo único que han hecho ha sido remover una parte de nuestra historia que los españoles, no sin esfuerzo, hemos intentado olvidar, o en manuales costosísimos para explicarnos con todo lujo de detalles lo que es el clítoris femenino o las gónadas masculinas?

¿Y vosotros os llamáis gobernantes? De la sinrazón, es posible.

Un país sin educación, un país sin cultura, un país más pendiente del cotilleo entre personajes televisivos de muy dudosa intelectualidad, acabará siendo si no lo es ya, un país de borregos y en el hazmereir de medio mundo.

Podéis bajar mi sueldo, podéis cerrar este blog, podéis hacerme la vida imposible, incluso puede que con mis palabras se me tache de lo que no soy y pierda algún amigo en el camino, pero lo que no estoy dispuesto jamás, es a perder mi orgullo y mi dignidad y como soy y me considero patriota y me duele la situación actual del país que me vio nacer, miraré al cielo y pedíré que los tiempos cambien; que nos traigan nuevos aires democráticos y barran de España al peor gobierno, la peor oposición y los peores sindicatos de toda su historia.

21 comentarios:

Mónica PG dijo...

¡¿Qué puedo decirte, Luismi?! Más que son sensaciones compartidas supongo que por una gran mayoría ya que la situación en la que vivimos es cada vez más triste. Incoherencias a raudales, decisiones indebidas y terribles e injustas consecuencias que al final simpre pagamos los mismos. Sacamos adelante cada día con el mayor esfuerzo posible y, cuando creemos que las cosas no pueden empeorar, lo hacen, y aún así intentamos tirar para adelante de la manera más digna, pero en algún momento esta dramática situación tiene que reventar por algún lado.
Amigo, espero que tus palabras hayan servido al menos para calmar tu desasosegada alma y las de los que te leemos.

Un abrazo enorme!

Estrella Altair dijo...

oigo ahora mismo Candilejas, del viejo Chaplin...

y me siento muy próxima a ti en todo lo que comentas, en tu indignación, en tu orgullo, en tu valor, en tu resignación, en tu candor...

....y como chaplin, digo las tiranías.... nos asolan por doquier, el Decreto Ley... se parece a ciertos vestigios del pasado no?????

En fin LuisMi... la dignidad y el corazón limpio NO NOS LO PUEDE QUITAR NADIE.

ME ENCANTO ESTE ARTICULO, lo puedo decir mas claro pero no mas alto..

Besos amigos

luismi dijo...

Mi querida Mónica: en cierto modo, sí que me ha servido de descargo de conciencia. Ya llevo algún tiempo así y lo malo es que conforme pasan los días, soy más pesimista si cabe. ¿ Y sabes en quién pienso sobre todo ? En las generaciones que vienen detrás. No sé si son percepciones mías, pero veo a la juventud muy desconectada de la situación actual y me preocupa este tema muchísimo. Espero por el bien de todos, que salgamos adelante. Muchísimas gracias por contar siempre con tu apoyo y tu comprensión.

Un beso enorme.

luismi dijo...

¡Ay Estrella, si yo te contara...! Creo que este Decreto y los próximos que vendrán, son aún peores que los vestigios del pasado que mencionas. ¿Por qué pienso así? Porque estas medidas se toman en nombre de la libertad y el bienestar social. ¿Se puede ser más hipócrita y cínico? Muchísimas gracias por tu apoyo y a partir de hoy, cuando escuche Candilejas me acordaré de tí.

Un besazo amiga.

Maria Rosa dijo...

Querido amigo, solo te dire que has hecho una lección magistral, que muchos periodistas de cualquier periodico ya les hubiera gustado firmar. Creo que has escrito el sentir de muchisimas personas - entre las que me cuento -que ya estamos cansadas de aguantar, de tener paciencia, de ser siempre los mismos quienes hagamos los sacrificios, de sentirnos inferiores al resto de otros países europeos y de que nuestro esfuerzo de toda una vida de trabajo tenga tan poca recompensa.
Creo que lo has bordado y entiendo tu descargo de conciencia,.
Si alguien se enfada por ello, no dirá la verdad, porque creo que de algun modo todos nos podemos identificar, cada cual con su pequeña parcela.
Te mando un abrazo y te felicito de nuevo.

luismi dijo...

Amiga Maria Rosa: es un honor para mí viniendo de quien viene, que consideres un pensamiento mío como una lección magistral. No merezco tanto y me considero muy afortunado por contar con el apoyo y la comprensión de tanta y tan buena gente. Comenzé a escribir este post con un sentimiento entre indignación, pesadumbre y cierto temor, pero simplemente con los comentarios que me estáis haciendo, me animáis el alma.

Un fortísimo abrazo amiga y muchas gracias.

luismi dijo...

Perdón por el "comenzé". Son los nervios del momento, jeje.

Vicky dijo...

Supongo Luismi , que esa sensación descrita por ti , en estos momentos es compartida por muchos españoles. Medidas que desde mi punto de vista son parches del presente y agujeros venideros que nos harán tocar fondo en un futuro.Destrucción masiva de empleo , y un país sin productividad , ni produción no sé de que piensan de que va a sobrevivir...
Al menos tenemos el derecho de desahogarnos y decir lo que pensamos.

Un Abrazo grande , amigo Luismi.

luismi dijo...

Espero Vicky que nuestras predicciones no se cumplan, pero me temo que llevamos ese camino que describes. Que pena que esos parches siempre tengan que ponerlos los mismos, por un trabajo mal hecho y por un descontrol total. Pensaremos en tiempos mejores.

Un beso amiga.

Taty Cascada dijo...

¡Así se habla!, claro y golpeado, con ideas claras y con médula...Ojalá te sirva el desahogo.
Un abrazo.

luismi dijo...

Seguro que me sirve amiga Taty. Gracias.

Un beso

Suso dijo...

Nada más que decir, ya está todo dicho, al final solo nos queda tragar o tomar las calles y formar revolución, pero desde luego esto debe cambiar...
un abrazo

luismi dijo...

Me ha gustado mucho tu reflexión. Yo optaría por tomar las calles y formar revolución, pero sin pancarta de ningún sindicato que nos dirija.

Un abrazo amigo.

Sombragris dijo...

Suscribo todo lo dicho ( y me considero incapaz de expresarle mejor, al menos con palabras no malsonantes)...pero no nos resignemos....si hace falta bajarlos de los altares ,bajemoslos...que se enteren de una "puta" vez(No pienso pedir disculpas por la palabra) que son o deben ser servidores del pueblo y la banca ...leña al mono...exigamosles responsabilidades y que dejen de ser tan eficazmente rentables para su beneficio , y a los sindicatos ...a esos ya les vi la cara hace años cuando vi como dejaban tirados uno tras otro a trabajadores en todas las movidas....esos son los peores carroñeros que se benefician tambien de las crisis....en fin...la revolucion,es posible y la utopía tambien...un abrazo,Luismi

Luismi dijo...

Amigo Alfonso: yo también suscribo todas y cada una de tus palabras y no sólo no debes pedir disculpas por usar palabras malsonantes, sino que yo mismo mientras escribía este post tuve que morderme la lengua muchas veces para no hacerlo. Me alegro enormemente que pensemos igual.

Un fuerte abrazo.

FABIA dijo...

¡Y olé! te quedó bordado y creo que es asi como nos sentimos muchisimos españoles, con una rabia por dentro que no nos cabe ya en el estómago. Y la dignidad jamás deben arrebatarnosla, es de las pocas cosas que no pueden quitarnos por decreto.
Besinos.

luismi dijo...

Muchísimas gracias amiga. Ojalá que todo esto sirva para que estos políticos algún día reciban lo que realmente se merecen.

Un beso y y una sidriña a tu salud.

Sara Royo dijo...

Es q tienes razón. Yo también estoy cabreada. Medidas hay q tomar, seguro, porq la cosa está fea. Pero no estas. Ya está bien de q siempre paguemos las consecuencias los mismos. Si la señora ministra de igualdad, q ya me contará alguien pa qué sirve ese ministerio, no se puede comprar el bolsito de Gucci, q se lo pille en el mercadillo, como yo, q voy tan mona. Y eso de pensiones vitalicias para tanto mangante... esto es de vergüenza, de pura y total vergüenza.
Besicos.

Luismi dijo...

Qué razón tienes Sara. Me alegra que sea precisamente una mujer quien saque el tema de la Ministra de Igual-da. Menudos resultados los de este Ministerio, por no hablar también y por ejemplo del Ministerio de la Vivienda. ¡La cantidad de dinero que ahorraríamos suprimiendo tanto cargo público muy bien remunerado!

Besicos amiga.

Miguelon dijo...

No tengo claro a quien voy a votar, ni tan siquiera si lo haré, pero lo que si tengo claro es que a este PSOE ni de coña, como gestores son un desastre, se trata de eso; de saber quien maneja mejor nuestro dinero, cuando contratamos a un administrador de fincas no le preguntamos de que partido politico es, tan sólo nos interesa como va a gestionar nuestros bienes, votar pensando en los colores es un atraso, ya no existe eso de la derecha y la izquierda, ya engañaron a nuestros abuelos con ese cuento para que se mataran los unos a los otros, que se vayan con su cuento a freir espárragos pero que el dinero no lo despilfarren.

luismi dijo...

Seguro que cuando lleguen las elecciones, lo tendrás muy claro si para entonces queda dinero para organizarlas, porque a este paso, ni pa pipas.

Un abrazo Miguel.