"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

"Quisiera saber llorar como un niño para sentirme mejor hombre"

lunes, 3 de mayo de 2010

Alma de estropajo

Hoy me siento mal. Es un día en el que uno echa la vista atrás y se da cuenta de sus errores. Algunos, imperdonables.

Cuántos momentos perdidos, cuántos instantes sin vivir, cuántas discusiones vanas de contenido, cuántos abrazos no dados, caricias sin sentir, recelos infundados, besos sin degustar, auxilios sin socorrer, palabras sin emitir, amor sin corresponder, llamadas sin realizar, amistad sin entender.

Es una sensación angustiosa. La vida no es eterna y me adelanta en un suspiro. Todo a mi alrededor envejece; las personas, los enseres, mi hábitat, yo.

Practico el teorema del "sufro, luego existo". Lloro, río, siento, duelo. Tengo hambre de emociones, tengo ansia de certezas, necesito responderme muchas preguntas y mejores preguntas a mis respuestas.

No dudo del hombre, pero sí de sus actos. De los míos, los primeros. Ser bueno, ser malo, son conciencias, son estados, son apreciaciones.

¿Soy bueno? Pregúntale al de al lado.
¿Soy humilde? Pregúntate a tí mismo.
¿Puedo hacer más por los demás? Siempre, seguro.
¿Valoro a los demás? Humildemente, si; egoistamente, en la medida recíproca.

Miro al pasado y pido perdón; miro al presente y pido comprensión; miro al futuro y pido esperanza.

Dos sentimientos contrapuestos anidan hoy en mí. Por un lado, un sentimiento de dicha por el definitivo reencuentro con la familia. Esa familia que jamás tuvo que desunirse. Esa familia sin apoyos mutuos en los momentos difíciles, esa familia que jugó una partida en la que todos escondíamos cartas y escondíamos también uno de los peores sentimientos del hombre: el rencor.

Y por otro lado, un sentimiento de gran tristeza. Tristeza porque el artífice que obró el milagro del reencuentro, y que se marchó uniendo manos, uniendo lágrimas, uniendo abrazos con su partida , tuvo que vivir sus últimos años sin contemplar lo que hoy en día somos y lo que siempre debimos ser. Una familia alegre y unida.

Por eso hoy, quiero rendir homenaje a mi santo particular, a la estrella que busco en el cielo, al hombre al que no supe dar todo lo que mereció y que nos dio a todos con su muerte, una lección de vida. Estoy seguro que allá donde esté habrá esbozado una gran sonrisa al contemplar a su esposa, a sus hijos, nietos y biznietos sonreir a la vida sin tapujos y sin rencores.

Por todo ello, a tí padre, con el orgullo de ser tu hijo, sólo quiero decirte dos palabras: perdón y gracias.

23 comentarios:

Suso dijo...

Por lo poco que te conozco en tus letras y por alguna que otra buena referencia de los amigos desvaneros, eres un tipo genial, eres tu, con tus errores y virtudes, y todos las tenemos y así andamos por la vida, con nuestra cartera llena de sueños que se cumplen unos y otros metemos la pata, tal vez...
Pero sigue viviendo como eres, no nos compliquemos la vida pensando en los fallos cometidos...
Un fuerte abrazo Luismi amigo.

Sombragris dijo...

Solo tu sabes el porque de esta entrada..yo solo lo intuyo.Ser agradecidos es de bien nacidos y no me cabe duda de que tu lo eres y tu padre,que te educo tambien lo sabe.Errores cometemos todos,la perfeccion es la muerte ,la imperfeccion el aprendizaje de la vida.Esta bien reconocer los errores pero esta mejor dejarlos atras y tratar de recordarlos para no volver a cometerlos.Y en ello estas,seguro.Yo por mi parte intento no dejar escapar ni un beso ni una sonrisa con vida...y tampoco un abrazo como este que te envio.Un enorme abrazo y a seguir por la senda.

Taty Cascada dijo...

Luismi:
Amigo, es el escrito más verdadero y sincero que he leido éste último tiempo, donde no evadiste nada, ni reproches, temores ni perdones...Donde esté tu padre, estoy cierta que estará orgulloso de ti.
Un abrazo.

Mónica PG dijo...

Luismi, un texto estremecedor. Estremecedor porque no han sido las manos las que lo escribieron sino el corazón. Porque es de valorar el esfuerzo sobrehumano que supone enfrentarse a uno mismo, a sus sentimientos, a sus desvelos, errores y miedos. Porque imagino las lágrimas que se agolparon en los ojos mientras tecleabas, recordando también aquellas que se derramaron en momentos tristes y difíciles.
Tienes un gran corazón, Luismi. Y precisamente aquel que se autocritica y más sufre por intentar ser mejor persona, por facilitar la vida a los demás, por no volver a errar y desfallece por cambiar lo que jamás quiso que sucediera, es quien menos debería machacarse el alma porque ya es una gran persona.
Seguro que tu padre está orgulloso de la familia. De que su esfuerzo mereció la pena para que ahora reine el amor. Orgulloso, por supuesto, de ti.

Un reconfortante beso.

FABIA dijo...

Ocurre en muchas familias, a veces en el momento final de un ser querido ocurre lo que debia haber sucedido antes. De todas formas el padre desde donde esté se sentirá satisfecho de verlos unidos de nuevo. Que dure.
Besinos.

Luismi dijo...

Mis queridos amigos Suso, Alfonso, Taty, Mónica y Fabia: me he puesto delante de la pantalla del ordenador, y al leer vuestros comentarios, he tenido que dejar pasar un buen rato hasta decidirme a teclear estas letras. Me habéis emocionado como hacía mucho tiempo que alguien no lo hacía. No tengo palabras o no tengo adjetivos para calificar el agradecimiento que siento por cada uno de vosotros. Puede que esta haya sido la entrada más difícil de escribir por todos los sentimientos que se me agolpaban en ella. Pero también, puedo deciros que las lágrimas que me costaron, merecieron la pena una y mil veces, porque comenzaron siendo tristes y acabaron siendo lágrimas de felicidad. Después de leeros, me siento orgulloso, muy orgulloso de contar en la distancia con tan buena gente. Gente que sin apenas conocerme, me tratan como verdaderos amigos. Ojalá pudiera daros un abrazo uno a uno como vosotros merecéis. Lo único que me queda por decir, es que aquí tenéis un amigo, un fuerte abrazo y MUCHAS GRACIAS.

Mónica PG dijo...

Luismi, tienes un corazón que no te cabe en el pecho. Y no importa la distancia que a priori pueda suponer una pantalla de ordenador, porque cuando existen buenos sentimientos, estos salen a la luz.

Un besazo

luismi dijo...

El corazón se hace grande con los sentimientos y también con las personas que lo rodean. Teniendo cercanas a personas como tú, no hay pecho que lo retenga. Muchísimas gracias Mónica por ser como eres y estar siempre ahí.

Un besazo de corazón.

Silvia dijo...

Todos este fin de semana nos hemos parado un minuto a pensar,y sabes cúal fué mi pensamiento...que hemos perdido muchos años de buenos ratos,y dá rabia no haber sido capaces ninguno de reunirnos a todos y hablar las cosas mucho antes.Verdaderamente me arrepiento de no haber sido yo, la que uniese nuestras manos y no el abuelo en el final de su vida,pero los errores del pasado nos enseñan,y éste me ha enseñado a disfrutar de vosotros.Nos hemos hecho mucho daño y desde estas letras me gustaría pedios perdón y agradeceos los buenos momentos que pasamos juntos.La relacción que tenemos ahora es sincera y limpia,y pienso que todos nos hemos echado mucho de menos.Esta es la relacción que siempre imaginas tener con tu chache.No la cambiemos nunca ¿vale?Os quiero y me gustaría teneos siempre así a mi lado en mis buenos momentos y los malos.
GRACIAS ABUELO donde estés por habernos acercado más que nunca a todos.
Un besazo

luismi dijo...

Mi querida niña. Los años perdidos se recuperan rápido. Los buenos momentos, nos harán olvidar los malos y la buena gente siempre triunfará. Esto ya no debe tener nunca más vuelta de hoja. Siempre nos tendréis a vuestro lado. Que tengas suerte mañana y para celebrarlo, ya sabes que tenemos una reunión familiar en Aranjuez el próximo día 29.

Un besazo enorme Silvia

pilar dijo...

luismi ya lo h rias conseguido otravez tanto sentimiento desvordado no hay dderecho me encoges el corazon yo se que desde donde este sabra que hizo un buen trabajo con la familia y es de sabios darse cuenta cuanto antes mejor disfruta de todos ellos y enseña a las niñas lo que verdaderamente vale para cuidar una familia un besazo

Luz dijo...

Pues yo francamente tito te contradigo hoy en sentimiento, pienso que hay tiempo perdido pero que en un día he recuperado 1 año.
No se como explicar esta sensación ,pero es como cuando estas pintando un cuadro te bloqueas todo el mundo opina y no eres capaz de concentrarte,ni ver con claridad ,acabas dando pinceladas que ya no llevan tu nombre , ni tu esencia que no la reconocerías si lo vieras expuesto..lo emborronas.Pero un día hablas con alguien que es un gran pintor, un experto .Y te da fuerza cree en tí ..en tu cuadro, te inspira..Y Llegas esa noche y lo retomas con animo con ganas de que vuelva la ilusión que tenias cuando lo compraste , ya que ese cuadro tiene mucha importancia para ti y crees que no puedes acabarlo asi …

Coges el pincel , rectificas lo que hiciste, lo ocultas, lo olvidas y pintas sobre pintado …

Pues algo parecido me ha pasado en esta ocasión el tiempo perdido es algo que el trazo despejado, limpio del pincel me ha compensado.No me acuerdo de aquel cuadro ni de ese día oscuro que pinte sin sentir y pensé sin querer.

Pero agradecida eternamente a ese gran pintor que desde donde esté, hizo que tuviéramos todos ganas de verlo acabado, y enmarcado. Sabiendo que el merito lo tiene él ,que creyó en todos nosotros.

Gracias a todos por este fin de semana , que sin duda no será el último pero para mí ha sido muy importante.

He logrado colgar mi cuadro .

Os quiero.

Luz

luismi dijo...

Mi querida Piluca: de verdad que no es mi intención provocarte tristeza. Lo que pasa es que cuando uno escribe con el corazón y más tratando un tema así, yo soy el primero que no puedo escribir sin tener que pararme a enjuagarme las lágrima. Ya escribiré cosas más alegres.

Un beso Pilu.

luismi dijo...

Me dejas totalmente impresionado mi preciosa Luz María. Creo que acabas de pintar con palabras todo lo que siento. "pinté sin sentir y pensé sin querer". Increible. Muchísimas gracias por abrir tus sentimientos. Espero que sigas así y te abras al mundo igual que lo has hecho ahora.

Un gran besazo sobrina.

luismi dijo...

¿He puesto enjuagarme las lágrima? A estas horas, ya ni pienso.

Rectifico: "enjugarme las lágrimas"

Miguel Vivas dijo...

Vaya amigo mío... Me paso una semanilla sin tiempo para lecturas, y me encuentro con esto. Para mí, quizá, de lo mejor que te he leído. Totalmente afilado y certero en cada una de tus exposiciones; pero el sentimiento se me abotarga contrapuesto al resolverlo de un modo tan triste, nostálgico y por desgracia, real. Bien sabes que no soy quien para juzgar, pero sí por la experiencia, para opinar. No te lamentes nunca por lo pasado amigo mío, volver la vista atrás es mi pasión por naturaleza, pero no sirve para nada, apenas sí para desgastarte un poco más el alma. Un abrazo fuerte.

Luismi dijo...

Muchas gracias Miguel por tus sabias palabras. Realmente, pienso igual que tú, pero ya sabes que hay momentos en los que echamos la vista atrás y aunque no queramos, nos torturamos con el pasado. De todos modos, soy de los que piensan que el alma también se curte con los malos momentos y ello nos hace ser mejores personas.

Un fuerte abrazo amigo.

Maria Rosa dijo...

Querido amigo, primero gracias pot tu visita a mi ultima entrada, por dicho motivo te devuelvo la mia, aunque me he encontrado con tu sorprendente relato. Esta tan bien escrito y tiene tanto sentimiento que me ha emocionado profundamente. Entiendo y comprendo muy bien lo que expresas y todo ello daria para una larga conversación al lado de un buen café.
Es importante de todos modos reconocer los errores y no creas que, al reconocerlos un poco tarde dejan de compensar. Tu padre estará orgulloso allá donde esté.
La conciencia de cada uno es la que importa y en este momento la de todos está en paz y creo que la tuya en particular también.
Me has recordado la entrada que el pasado dia 23 de abril dediqué a mi madre, la cual tampoco ha podido saber nada de nosotros porqué murió tan joven que no pudo disfrutar de casi nada.
Cuando pasan cosas buenas pienso que la vida es injusta porque quisiera que fuera partícipe de ellas, pero nos queda el grato recuerdo de que la tuvimos y gracias a ella somos, en parte lo que somos.
Te mando un fuerte abrazo.

luismi dijo...

Mi querida amiga: te agradezco enormemente tus palabras. Pienso como tú y en esta vida una de las cosas que más valoro es la de la tranquilidad de conciencia. Cuando uno no la tiene tranquila, la vida se convierte en un transcurrir de años agridulces y eso no es bueno para nadie. Afortunadamente, el hombre tiene la capacidad de aprender de sus errores y es la principal enseñanza que he tenido con esta historia.
He leído tu entrada del día 23 pasado, y tambíen me has emocionado. Siento que no hubiérais podido disfrutar más de tu madre y tu frase "tus consejos son nuestra sabiduría" me parece extraordinaria. Refleja en pocas palabras lo que a los que somos padres, nos gustaría que el día de mañana les quedara a nuestros hijos.
Como ya te comenté, espero poder leer con tranquilidad tu blog cuando tenga más tiempo del que ahora dispongo.

Recibe fuerte abrazo

Vicky dijo...

Hola querido amigo Luismi, cuando publicaste esta entrada , te escribi un comentario bastante extenso , en esos momentos también me sentia muy sensible de sentimientos, fundamentalmente por el dia de la madre y por circunstancias que se recordaban en mi familia.
Lo que más me supo mal , es que a la hora de publicarlo no me dejo, y he estado asi varios dias.Lo extraño , y ya pienso que todo en esta vida es una incoherente ilógica que pretendemos ubicarla en un marco de lógica , sin hacer nada , me deja volver a publicar en los blogs.No me mires extrañada , más lo estoy yo, pero en fin al menos ahora puedo de nuevo, y espero que no me vuelva a ocurrir porque la impotencia al respecto fue grande.

Bueno , con todo ello , te quiero decir , que cuando te leí el texto me impacto muchisimo , y ahora al hacerlo de nuevo sigo sintiendo la misma sensación.La vida es así, a veces nos cuesta admitir nuestros errores e incluso dejarnos doblegar por ellos y al final el tiempo nos demuestra que aunque hallan cosas injustas , debe prevalecer siempre los buenos recuerdos , aquellos que nos alimentan y nos llenan de añoranzas y cariño.Tu padre debió de ser un gran hombre y seguro que esta muy orgulloso de ti.

Te dejo un abrazo totalmente emotivo, Vicky.

Luismi dijo...

Mi querida y buena amiga Vicky: ya me alegraste la tarde cuando al entrar encuentro tu comentario. Ya sé de tus problemas en la red, pero también sabía que siempre has estado ahí, lo mismo que yo no he dejado de visitar tus susurros de pensamientos. Bienvenida como siempre.
Muchísimas gracias por tus palabras de aliento, que guardaré como oro en paño junto con las de los amigos que han querido y han sabido acompañarme en esos momentos reflexivos, que tanto me costó plasmar aquí. Mil gracias. Ojalá como tú dices, mi padre pueda estar tan orgulloso de mí, como yo de él.
Yo de momento, puedo decirte que me siento orgulloso de contar con gente con el cariño y la amistad como la que tú me estás demostrando.

Recibe un enorme abrazo amiga y muchas gracias.

Savia dijo...

Quien da cariño, tendrá cariño. Es una regla matemática.

luismi dijo...

Gracias por tu comentario y bienvenida Savia. Espero verte por aquí a menudo.

Un abrazo