"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

"Quisiera saber llorar como un niño para sentirme mejor hombre"

lunes, 31 de mayo de 2010

Apto para morir

Una de mis aficiones o más bien digamos costumbres, es la de escuchar la radio mientras saboreo el desayuno diario antes de comenzar una nueva jornada de trabajo.

Me gusta informarme de lo que pasa por el mundo, aunque debo reconocer que las noticias que habitualmente escucho, no me animan demasiado.

Hoy, una de las noticias versaba sobre la tradicional Feria de San Isidro en Madrid, y el locutor alborozadamente refería que todos los toros de la ganadería que no viene al caso, habían pasado sin problemas el reconocimiento.

Esto me hizo pensar, porque normalmente cuando a alguien le dicen que ha pasado el reconocimiento, suele ser motivo de alegría. Ejemplos y casos como el de declararte apto para conducir, para realizar una actividad física, para continuar en un proceso selectivo, o aún mejor a las personas que pasan el reconocimiento y control preceptivo tras detectarles una grave enfermedad, siempre es motivo de dicha.

Pero en este caso y salvando las distancias entre la raza humana y el resto del reino animal, el toro no resulta agraciado cuando se le declara apto, sino todo lo contrario.

Se le declara apto para morir. Morir en una plaza rodeado de enemigos. Sin posibilidad de salir con vida en el envite. Engañado, humillado, acorralado, perseguido, herido hasta la muerte con toda clase de artilugios. Y si además embiste y se ha portado todo lo bien que se espera de él, se le premia amputándole las orejas y el rabo y dándole la vuelta al ruedo, teniendo aún un halo de vida en muchos casos.

¿Y todo por qué? ¿Por tradición? Mi opinión es que no. Simple y llanamente, pienso que todo esto no es más que un negocio. Un negocio sangriento y desalmado, en el que uno de los animales más hermosos de la creación, sufre una muerte de lo más deshonrosa que existe, para disfrute de muchos y enriquecimiento de algunos. Y que no me vengan con el cuento de que este animal nació para morir así porque yo no me lo creo.

Desde aquí, me declaro totalmente antitaurino y más aún viendo imágenes de lo ocurrido en Alhaurín de la Torre, o el famoso toro de la Vega en Tordesillas o tantos otros lugares en los que en nombre de la tradición, se venera a la bestia que llevamos dentro.

viernes, 28 de mayo de 2010

Historia de la Creación

(Recién llegado de fuentes amigas)

Dios creó al HOMBRE y luego creó a la MUJER.
Más tarde...

EL HOMBRE descubrió EL CRISTAL e inventó LA BOTELLA.
LA MUJER tomó EL CRISTAL e inventó EL ESPEJO.

EL HOMBRE descubrió LA BARAJA y ahí mismo inventó EL JUEGO.
LA MUJER agarró LA BARAJA e inventó LA BRUJERÍA.

EL HOMBRE descubrió LA PALABRA e inventó LA CONVERSACIÓN.
LA MUJER transformó LA CONVERSACIÓN y ahí mismo inventó EL COTILLEO.

EL HOMBRE descubrió EL DINERO e inventó EL COMERCIO.
LA MUJER descubrió EL COMERCIO e inventó EL CRÉDITO.

EL HOMBRE descubrió LAS TRANSACCIONES y creó LAS TARJETAS DE CRÉDITO.
LA MUJER descubrió LAS TARJETAS DE CRÉDITO y ahí la cagamos.

EL HOMBRE descubrió EL TRABAJO e inventó EL SALARIO.
LA MUJER descubrió EL SALARIO y ahí la cagamos otra vez.

EL HOMBRE descubrió a LA MUJER e inventó EL SEXO.
LA MUJER descubrió EL SEXO e inventó EL MATRIMONIO.
¡Y ahí la terminamos de cagar!

DESPUÉS DE ESO, EL HOMBRE SE ACOJONÓ Y NO INVENTÓ NADA MÁS.


(Con todo mi cariño y devoción por las mujeres).-Buen fin de semana a tod@s.

martes, 25 de mayo de 2010

Desde las alturas

Desde las alturas, mi corazón se acelera. La soledad me embarga. Mecido por el viento, siento un escalofrío; el miedo se apodera de mí.

Estoy solo y solo me enfrento a la situación.

Murmullos lejanos atraen mi atención. Una música suena, pero no la quiero escuchar. Martillea mis sienes a golpe de sirena y ahora no estoy para esas lindeces.

A lo lejos vislumbro una bandada de pájaros. Dichosos ellos por poder volar. Desplegando sus alas, surcan el cielo libres de toda culpa, libres de toda vergüenza y opresión.

Yo no puedo librarme de esta cárcel de metal. Agarrado a sus barrotes, pienso en la insignificancia del hombre, de un hombre, de mí mismo en una situación así.

En un ímprobo esfuerzo y en un acto de valentía, abro los ojos al abismo y compruebo lo ajeno de mi persona para otras muchas a muchos pies de mis pies.

La vida sigue y allí me encuentro yo. Solo en medio de la nada. Nadie me extraña, nadie se percató de mi ausencia, nadie me busca. Todos ríen, todos expanden su alegría. Todos ajenos a mi delirio.

Desde las alturas, el cielo se hace grande y el hombre un minúsculo punto sobre la faz de la tierra.

Por un breve instante y en un ataque de orgullo, me siento importante. Puedo mirar a la gente por encima de muchos hombros; ser irrespetuoso sin nadie que me recrimine; decir aquello que nunca me atreví a decir; escupir al mundo toda la mierda que volcó sobre mí. Y sin embargo, la sensatez se apodera de mí e inspirando una gran bocanada de aire y a voz en grito, expulso de mis adentros con todas las fuerzas, un sentimiento de rabia contenida en una frase lapidaria:



¡¡¡¿¿¿ALGUIEN ME PUEDE BAJAR DE ESTA MALDITA NORIA???!!!

miércoles, 19 de mayo de 2010

En un rincón olvidada

En su cárcel de seis barrotes, conviven desde hace años agolpados por el tiempo y olvidados en el espacio, un montón de buenas vibraciones, de sentimientos puros, de duras letras y dulces sones.

En un rincón de mi hogar, reposa una guitarra enfundada en negra tela cual luto riguroso. Guitarra de suave tacto, de finas cuerdas, de cuerpo esbelto y anchas caderas.

Anhelante de sonidos, de acordes exultantes, nadie la acaricia, nadie la comprende, nadie nunca la supo tocar, nunca nadie la hizo llorar ni dibujarle una sonrisa, ni afinarle su memoria.

Suplicante de manos tiernas, busca abrazos por doquier.

Cariño nunca le faltó, más no sabe lo que es amor. Nunca la hicieron vibrar, nunca la hicieron sentirse guitarra.

En un rincón olvidada, espera a un trovador que la cante, alguien que no dé al traste con sus ilusiones, a un amigo que la mime, a un compañero de alma. Alma de guitarra.

lunes, 17 de mayo de 2010

Más cerca del arcoiris

Ayer falleció a los 67 años de edad y víctima de un cancer de estómago, uno de los más grandes vocalistas de todos los tiempos. Con Ronnie James Dio se marcha parte de la mejor historia de la música heavy, y también puedo decirlo, parte de mi recordada juventud cuando disfrutaba escuchando grandes temas de Rainbow, uno de mis grupos favoritos de siempre. Sirva esta pequeña entrada como homenaje a un tipo al que he admirado siempre y del que me guardo lo mejor de él. Su voz.








domingo, 16 de mayo de 2010

Bravo

Mal pintaban las cosas en la carrera de hoy. Saliendo Alonso desde el pit lane por el accidente en los libres de ayer, no podía imaginar que acabara como al final ha acabado. Superioridad total otra vez de los Red Bull, que o mucho cambian las cosas, o va a ser muy difícial que Webber o Vettel no se lleven el mundial.

Gran carrera de Alonso, excelente la estrategia de Ferrari, por fin, y unos adelantamientos con la cámara subjetiva desde el propio coche del asturiano, que me han hecho disfrutar de esta carrera, como hacía mucho tiempo que no lo hacía.
Al final, esperaremos a ver si el adelantamiento de Schumacher retirándose el safety car, lo dan por válido o no.
Sexto o séptimo puesto de Fernando, que sabe a gloria.

Lástima una vez más los problemas mecánicos de Pedro Martínez de la Rosa. Este piloto no merece lo que le está pasando y celebraremos como se merece el primer día que pueda acabar una carrera. Bien Jaime Alguersuari, acabando que no es poco.

Ya me estoy cansando de escuchar el himno austríaco en honor de la escudería Red Bull.

Otra vez será.

jueves, 13 de mayo de 2010

Amistad

Una noche, una mujer no llegó a dormir a su casa. Al día siguiente, le dijo a su esposo que se había quedado a dormir en casa de una amiga.

El hombre llamó a las diez mejores amigas de su esposa:

Ninguna de ellas, sabía nada al respecto.


Una noche, un hombre no llegó a dormir a su casa. Al día siguiente, le dijo a su esposa que se había quedado a dormir en casa de un amigo.

La mujer llamó a los diez mejores amigos de su esposo:

Ocho confirmaron que se quedó a dormir en su casa y dos aseguraron que aún se encontraba allí.


¡ ESO SÍ QUE ES AMISTAD !

(Que no se me enfaden las féminas)

martes, 11 de mayo de 2010

¿ Bailas ?


Un tímido de nacimiento aferra su codo a la barra de un viejo local. Vaso largo en una mano y un pitillo en la otra. Humo y alcohol se mezclan en armonía con la febril adolescencia de un hombre en ciernes.

La música suena, pero él no la escucha. Piensa, observa, busca y por fin encuentra. Allí está ella. Con su vestido rosa marcando talle. Más divina, más hermosa que nunca. Rodeada de amigas, de confidentes, de risas limpias.

Pasa a su lado y no lo ve. No existe; es invisible a sus ojos.

Su rastro es su perfume. Cierra los ojos, y la sigue viendo.

Hoy es el día. Ahora o nunca. Triunfar o morir en el intento.

El ambiente cambia, las luces comienzan a atenuarse. La música se relaja. La pista se oscurece y una gran bola repleta de espejos, comienza a girar.

Se arma de valor y de medio trago más. Se abre paso y la busca. Sentada la encuentra y no debe dudar. Un paso corto tras otro, pero nunca atrás. Con la mirada temblando, se agacha y sólo emite una pregunta, esperando un mundo por respuesta.

¿Bailas?

Palabra corta en su extensión, pero llena de futuro.

Ella lo mira altiva. Cinco segundos eternos. El corazón de él escapándose del pecho. Los ojos de ella, como soles deslumbrantes.

Una respuesta breve flotó en el ambiente y resonaron bombos y platillos.

"Sí" fue la respuesta y el tiempo se paró. Dejó de existir todo alrededor.

Galante como siempre, él dejó a su dama mostrarle el camino al paraíso.

Pocos pasos les separaban de la pista de baile, pero fue un paseo triunfal, una vuelta de honor.

Nunca olvidaría este chico la primera vez que los brazos de ella se auparon a sus hombros y un abrazo casi maternal rodeó su cuerpo de sensaciones nuevas. El olor de su pelo, el roce de sus mejillas, sus palabras en susurros, su cuerpo acompasado al ritmo de una canción que por siempre pasó a ser su canción.

Y ambos, giraron y giraron y su vida aún hoy sigue girando en un carrusel de amor, mientras suena la misma melodía que un día les unió.

(Dedicado a los que como yo, hemos vivido la época en la que bailar pegados era algo más que eso, y sobre todo, a la mujer con la que aún hoy sigo bailando)

lunes, 10 de mayo de 2010

Hombre rico, hombre pobre

"El día que la mierda tenga algún valor, los pobres nacerán sin culo".- (Gabriel García Márquez)

De verdad que no salgo de mi asombro. Con los tiempos que corren en los que conozco casos de viejecitas que con su mísera pensión tienen que acoger y mantener nuevamente a esos hijos que un día marcharon para formar una nueva familia y que por avatares del destino han perdido su trabajo o han sido deshauciados de sus casas por falta de pago, nos están bombardeando con programas televisivos en los que se nos muestra la opulencia en la que viven algunos "privilegiados".

"Ricos por el mundo", "Mujeres ricas", "Quién vive ahí", son sólo tres ejemplos de programas que rellenan o van a rellenar la parrilla televisiva de diferentes cadenas.

Programas estos en los que varios multimillonarios nos enseñan sus costumbres, sus posesiones, sus grandes lujos, sus coches fantásticos, sus majestuosas casas, su alto standing, su modus operandi.

Frases como "lo que me gusta lo compro, sin mirar el precio", o "no te digo lo que cuesta porque no lo sabe ni mi marido", me producen una desazón tremenda.

No envidio a esa gente. Más bien todo lo contrario.

Me da verdadero asco, que siendo la televisión una de las pocas cosas de entretenimiento que la mayoría de las personas nos podemos permitir, se rían con estos programas de esas otras personas que están pasando verdaderas dificultades económicas y cuyo grado de desesperación se está agravando por momentos.

Me niego a ver este tipo de programas y animo a todo el mundo a que haga lo mismo, porque es la única forma de evitar que tanto desatino esté campeando a sus anchas por unos medios públicos que en la mayoría de los casos estamos pagando o subvencionando nosotros con nuestro impuestos.

jueves, 6 de mayo de 2010

Ley seca

EN 1919, UNA CAMPAÑA A FAVOR DE LA PROHIBICIÓN DEL ALCOHOL EN ESTADOS UNIDOS, MOSTRABA LA FOTO QUE VIENE A CONTINUACIÓN. (Haced click en ella para verla en toda su hermosura)

LAS INDIGNADAS MUJERES SOSTIENEN UNA PANCARTA EN LA QUE SE PUEDE LEER:

"AQUELLOS LABIOS QUE PRUEBEN EL ALCOHOL, NO PROBARÁN LOS NUESTROS"




Y AHORA, SEAMOS SINCEROS... ¿QUIÉN PODÍA DEJAR DE BEBER?


lunes, 3 de mayo de 2010

Alma de estropajo

Hoy me siento mal. Es un día en el que uno echa la vista atrás y se da cuenta de sus errores. Algunos, imperdonables.

Cuántos momentos perdidos, cuántos instantes sin vivir, cuántas discusiones vanas de contenido, cuántos abrazos no dados, caricias sin sentir, recelos infundados, besos sin degustar, auxilios sin socorrer, palabras sin emitir, amor sin corresponder, llamadas sin realizar, amistad sin entender.

Es una sensación angustiosa. La vida no es eterna y me adelanta en un suspiro. Todo a mi alrededor envejece; las personas, los enseres, mi hábitat, yo.

Practico el teorema del "sufro, luego existo". Lloro, río, siento, duelo. Tengo hambre de emociones, tengo ansia de certezas, necesito responderme muchas preguntas y mejores preguntas a mis respuestas.

No dudo del hombre, pero sí de sus actos. De los míos, los primeros. Ser bueno, ser malo, son conciencias, son estados, son apreciaciones.

¿Soy bueno? Pregúntale al de al lado.
¿Soy humilde? Pregúntate a tí mismo.
¿Puedo hacer más por los demás? Siempre, seguro.
¿Valoro a los demás? Humildemente, si; egoistamente, en la medida recíproca.

Miro al pasado y pido perdón; miro al presente y pido comprensión; miro al futuro y pido esperanza.

Dos sentimientos contrapuestos anidan hoy en mí. Por un lado, un sentimiento de dicha por el definitivo reencuentro con la familia. Esa familia que jamás tuvo que desunirse. Esa familia sin apoyos mutuos en los momentos difíciles, esa familia que jugó una partida en la que todos escondíamos cartas y escondíamos también uno de los peores sentimientos del hombre: el rencor.

Y por otro lado, un sentimiento de gran tristeza. Tristeza porque el artífice que obró el milagro del reencuentro, y que se marchó uniendo manos, uniendo lágrimas, uniendo abrazos con su partida , tuvo que vivir sus últimos años sin contemplar lo que hoy en día somos y lo que siempre debimos ser. Una familia alegre y unida.

Por eso hoy, quiero rendir homenaje a mi santo particular, a la estrella que busco en el cielo, al hombre al que no supe dar todo lo que mereció y que nos dio a todos con su muerte, una lección de vida. Estoy seguro que allá donde esté habrá esbozado una gran sonrisa al contemplar a su esposa, a sus hijos, nietos y biznietos sonreir a la vida sin tapujos y sin rencores.

Por todo ello, a tí padre, con el orgullo de ser tu hijo, sólo quiero decirte dos palabras: perdón y gracias.