"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

sábado, 17 de abril de 2010

Qué noche la de aquel día

Resulta difícil ser objetivo a la hora de realizar la crónica de un concierto, cuando por medio se mezclan el amor por la música, el amor por el arte y el amor por los amigos.

Por fín llegó el día y El Desván del Duende volvía a visitar la ciudad de Getafe. Lejos queda ya aquel día en el que quedé prendado por los sones de estos locos extremeños, cuando actuaron como teloneros de UB40.

Algo en mí, me decía que éste podía o debía ser uno de esos días en los que uno necesita desconectarse de la rutina diaria; de los sinsabores de la vida; de los problemas cotidianos. Con ese espíritu, mi mujer y yo acudimos a la cita señalada.

Hace muchos años, recuerdo escuchar en algún programa de radio cómo el comentarista deportivo nos anunciaba "tres cuartos de entrada en La Condomina". Digamos que ayer, la sala Old School se llenó en esa proporción, lo cual es un dato excelente, teniendo en cuenta las dimensiones de esta sala, en comentario hecho por los propios artistas.

Con retraso, comenzó la actuación del grupo D'Callaos, antesala del Desván del Duende. Esta formación catalana, suenan muy bien en directo, aunque el ambiente de los allí congregados estaba un poco frío. Allí se respiraba más un ambiente desvanero y sinceramente, se nos hizo un poco larga la espera.

Pero con los primeros acordes de "Trece", la sala se hizo otra. Comenzaron las palmas, comenzaron los bailes, comenzó el verdadero espectáculo.

Los que como yo, seguimos habitualmente al grupo, ya no nos sorprendemos del repertorio, ni de la puesta en escena, ni de la entrega y buen hacer de todos y cada uno de sus componentes. Sin embargo, anoche fue especial. No me cansaré de decir que el sonido y las voces se escuchaban de una manera que hasta ahora en los conciertos que he presenciado de ellos, no había apreciado con tanta intensidad. Habitualmente, me gusta hacerles bastantes fotografías y grabación de algún video, pero era tal la complicidad que existía entre los músicos y los allí presentes, que al poco tiempo me dije a mí mismo que era hora de guardar la cámara y disfrutar de un verdadero espectáculo.

No recuerdo haber cantado, tarareado y palmeado tanto en mi vida. Que nadie se lleve las manos a la cabeza cuando digo, y lo digo con total sinceridad, que ni en mis años de gran fanático de Dire Straits, había disfrutado tanto.

Como todos, tengo mis canciones favoritas, pero anoche todas me parecieron increibles pero ciertas.

Pude observar que personas que fueron a ver al otro grupo, tuvieron que rendirse a la evidencia y se vieron sorprendidos por el torrente de arte que desde el escenario se nos venía a todos encima.

Finalizado el espectáculo y con lo acaecido en él, yo ya me daba por satisfecho, pero la diosa fortuna me guiñó un ojo y me tenía reservada una noche especial. Poco a poco, los componentes del grupo, se fueron disgregando entre el público y como es habitual, repartieron simpatía entre los que allí permanecíamos al pie del cañón. Allí se me acercó un hombre de profesión saxofonista y de nombre Joaquín de la Montaña, que depositó en mis manos todo su arte en forma de disco en recuerdo de un "Diario de las emociones". Este disco, debo escucharlo con la tranquilidad, reposo y cariño que se merece. Muchísimas gracias Joaquín.

Y llegó el gran momento. Un momento que desde hace tiempo deseaba. Encontrarme con el maestro, añorado, leído y querido Miguel Vivas. El abrazo se hizo intenso, el abrazo se hizo fuerte. Pocas veces me alegré tanto de un encuentro. Pero este hombre, no venía sólo. Vino acompañado de su "Palabrafernalia", con una dedicatoria que la guardo para mí y con el deseo de una charla reposada cuando todo el ritual de recogida de enseres profesionales acabara.

Larga fue la espera, pero sucedió. Sólo había un local donde sentarse a tomar otra más de las varias copas que anoche nos regaron. Y allí, poco a poco fueron llegando los artistas desvaneros. Me faltaba por abrazar al gran e inimitable Josele Díez. Seguramente, el primer causante de que yo me sentara a escribir un blog. ¡Qué alegría encontrarse otra vez con amigos!.

Así se perpetró una escena que recordaré siempre. Mi mujer y yo, sentados con Jose y Miguel, o para ser más exactos, con dos libros abiertos de par en par. Libros de aventuras, de desventuras, de amor, de ternura, de humor, de sarcasmo, de música, de amistad.

Mucho y bien se habló y todo sazonado con buen humor.

Cuando cuatro personas se encuentran a gusto, el reloj se convierte en un objeto inservible. Los segundos, minutos y horas nos sorprendieron a todos y saludamos al nuevo día con un desayuno de risas, cafés y donuts.

Hubo momentos gloriosos, momentos de calles getafenses, de bancos por doquier, mural inmenso, letreros estrambóticos, barbas crecidas, parabólicas antenas y sobre todo, risa, mucha risa.

Todo tiene un final. Un final de abrazos, de deseos de buena suerte, de futuros encuentros. Resumiré esta noche con tres palabras que la mujer de mi vida, susurró a mi oído:


"SON MI MEDICINA"

















20 comentarios:

Suso dijo...

Otra noche mágica de El Desvan, rodeados de amigos, porque el concierto está muy bien, sin duda, pero luego vienen las charlas, las cervezas y los artistas se transforman en amigos y eso es lo que vale un tesoro. Un fuerte abrazo Luismi, genial cronica que me ha recordado a otras noches vividas igual q esa.

Miguel Vivas dijo...

OOOOOOOhhhh!!! Pero qué grande!!! La verdad es que la de ayer fue una noche irrepetible; no ya desde el escenario, que fue colosal, sino bajo las tablas, en aquellas mesita, aquellas tertulia, aquel metro y aquella madrugada desvanecida entre desvaneros. No sabría cómo agradecerte la magia que me hiciste sentir, tienes el fulgurante don de involucrarme plenamente en tu familia, como un verdadero miembra más. Sin duda, quedará para toda la vida, y no te lamentes por los momentos que se vayan olvidando al compás del minutero. Lo importante no fue añorar la grabadora; lo grande es llevarlo grabado de por vida en las pupilas, y que nos quiten lo bailáo!!! Un abrazo enorme maestro, ya se os está echando de menos... Besos a mis niñas y todo el ánimo y fuerza para tu novia, jejeje.

luismi dijo...

Qué te voy a contar Suso que no sepas tú ya. La verdad es que esta gente se hace querer y son unos grandes artistas y amigos dentro y fuera del escenario. Muchas gracias por tus palabras y un fuerte abrazo.

José Manuel Díez dijo...

Grandes, Luismi y señora... Un placer compartido! Gracias
Nos vemos pronto. Más y mejor.
JM

luismi dijo...

Mi querido Miguel: el don mayor es el que tenéis vosotros. Tenéis el don de la creación. Tenéis el don de hacer sentir a la gente la alegría que muchas veces se pierde. La de anoche será una noche que no olvidaremos en la vida. Gracias por vuestro arte, gracias por vuestro humor y sobre todo gracias por hacernos sentir como verdaderos amigos. Fue un placer escucharos y un placer aún mayor sentiros.

Un abrazo enorme de toda la familia Zarco

Taty Cascada dijo...

Luismi:
No los conozco amigo, no puedo opinar. Te dejo mis saludos y feliz fin de semana.
Un abrazo.

luismi dijo...

Querido Jose: más y mejor, pero la próxima vez procuramemos que la Casa de Extremadura esté abierta.

Un fuerte abrazo amigo


Amiga Taty: si los conocieras, los amarías.

Buen fin de semana para tí también. Un abrazo.

Mónica PG dijo...

Luismi, maravillosa crónica!
No me sorprende los buenos sentimientos y energía positiva que desprenden tus palabras. He asistido a varios conciertos suyos y en todos he disfrutado. Incluso cuando crees que ya lo han dado todo encima del escenario, te sorprenden con nuevas bocanadas de aire fresco. Son increíbles, sin duda (y más que cierto).
También envidiable lo que os esperaba después de la actuación! Me puedo imaginar el buen ambiente y las risas que definirían la noche (y la mañana, jeje). Gracias por compartirlo con nosotros, Luismi, me alegro enormemente de que lo pasárais realmente bien. Y es que la frase de tu mujer lo resume todo.
Un abrazo enorme para la familia!

Mónica PG dijo...

Luismi, por cierto, menudo fin de semana completo, eh? viernes conciertazo y domingo.....menuda carrera emocionante! jeje.

Un beso!

luismi dijo...

Mi querida Mónica: muchas gracias por tus palabras. Te deseo que lo mismo que vivimos nosotros esa noche, algún día lo vivas tú, porque como músicos disfrutas con ellos en un concierto, pero se superan aún más, si ello es posible, cuando tienen un contacto directo con la gente.

En cuanto a la F1, siendo sincero, debo decirte que he comenzado a ver la carrera cuando ya estaba casi mediada. Sonó el despertador, pero no me he enterado. Espero que la repitan, pero por lo que he visto ha tenido que suceder de todo. Los efectos de una noche extraordinaria, todavía me duran, jejeje.

Un besazo guapa.

Vicky dijo...

Me a encantado la forma de relatar la magia de esa noche vivida ,has sacado a relucir la emoción y el placer de los buenos momentos que aunque pase el tiempo nunca se olvidan.

Gracias por compartirlos Luismi.

Un Abrazo muy fuerte para ti y toda tu familia.

luismi dijo...

Muchísimas gracias Vicky. Los buenos momentos siempre me gusta compartirlos con la buena gente.

Un fuerte abrazo

Sombragris dijo...

Bueno..fantástica descripción que comparto por que he vivido...son unos estupendos músicos y sobre todo muy,muy,muy "güena gente" ,un abrazo Luismi y aqui me quedo pues veo que compartimos muchos intereses...

luismi dijo...

Querido Alfonso: muchísimas gracias por tus palabras. Las puertas de mi rincón siempre estarán abiertas a la buena gente y sé de muy buena tinta el aprecio que te tienen. Me subo a tu azotea y charlamos.

Un fuerte abrazo

davidortiz26 dijo...

hola tio, mira como diria bisbal lo tuyo es innnnncreible pero como dicen los del desvan pero cierto,solo hace falta ver las fotos para saber que esa noche estabais disfrutando y tu sobre todo,me alegro mucho por los dos ya sabes mi tia y mi tio.sabeis k a los dos os viene bien noches como esa para salir de la rutina.la verdad esque me habia gustado ir al concierto pero te aseguro que el de Aranjuez no me lo pierdo, como tu sabes yo no soy mucho de meterme por aqui pero cuando lo hago me gusta. un besito a las chicas

luismi dijo...

Hola David: muchas gracias por tu comentario. Ya quedaremos para ir a Aranjuez. Te aseguro que lo pasaremos bien. Espero que sigas entrando por aquí y nos hagas más comentarios como éste.

Un beso sobrino

YOLI dijo...

Que curioso,me he encontrado hoy esta entrada,en el preambulo de otro concierto desvanero en Getafe al cual por desgracia no podremos ir,te leo y recuerdo muchas noches con estas grandes personas y mas grandes aun personajes,no se si te pasa pero a mi me encanta escuchar al gran contador de historias Josele y ver el entusiasmo que pone en cada una de las palabras que salen de su boca,tu sabes que "son mi medicina" y espero que lo sigan siendo por muchos años!!
Guadalajara,Toledo,Getafe,Sevilla,Lucena,Aranjuez,Toledo de nuevo....esa es nuestra Girasuki tour de momento....espero sea el principio de todo!!

luismi dijo...

Vaya, vaya, vaya. ¡Qué sorpresa encontrarte por aquí Yolanda. Siento que no podáis ir al final. Yo tampoco pensaba que iba a ir, pero al final resultó que nuestro amigo Josele nos ha conseguido dos invitaciones y una oportunidad así no podía dejarla escapar. Qué decirte de Jose. Pues que es un personaje con todas las de la ley. Recordando la noche de Toledo y mientras nos contaba sus historias en aquella terraza, hubo un momento que parecía un gurú y nosotros sus seguidores. Es un tipo increible, rodeado de gente increible pero cierta.

Un beso amiga y hasta pronto.

yoli dijo...

Pues claro que no,ahi a cumplir por todos,nosotros con mucho trabajo y demas,ya sabes,haz muchas fotos y graba videos,Jose es unico,pasaran mas de 100 años para que salga otro igual,y yo creo que ni con esas!!cada palabra que sale de su boca es magia....bueno no te digo que lo pases bien porque lo doy por echo,da besos y tirones de orejas x alli,,,ahh y en cuando llegues me cuentas!!jajaja,
besos y ya me cuentas

luismi dijo...

Descuida, que estarás informada puntualmente.

Besos