"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

viernes, 26 de marzo de 2010

¡Qué desdicha!

Un día cualquiera, en una sala de espera cualquiera, de un hospital y una ciudad cualquiera. Aburro al tiempo, disfrutando de la lectura de un gran libro que Hermann Hesse tuvo a bien escribir, para deleite de los que como yo, buscan una cierta paz espiritual.

Siddhartha, título del libro y protagonista de la obra, me mantiene absorto en una especie de limbo vital, en perfecta simbiosis con su pensamiento mostrado al mundo en párrafos como éste:

Y el lento y pensativo caminante se detuvo de pronto, dominado por esta última idea. Y de ella brotó al punto otra nueva: "El que nada sepa de mí, el que Siddhartha me haya parecido siempre tan extraño y desconocido, proviene de una sola causa: ¡ el miedo a mí mismo, la huida ante mi propio ser ! . He buscado el Atmán y a Brahma. Me hallaba dispuesto a fragmentar mi Yo y a arrancarle cada una de sus envolturas, a penetrar hasta sus zonas más profundas y desconocidas, con el fin de descubrir lo que esas envolturas ocultaban: el Atmán, la vida, lo divino, lo último. Pero en vez de encontrar todo aquello, acabé perdiéndome a mí mismo".

Sabias palabras, que acorde con lo leído hasta el momento, provocaban en mí un sentimiento de paz, de relajación, de cierto estado de nirvana que me alejaba en parte del constante trasiego de mi alrededor. No obstante, hasta mis oídos creyeron escuchar cómo se pronunciaba mi nombre por boca de cierta desconocida persona de blanca indumentaria. Una segunda escucha, corroboró que efectivamente, el nombrado era yo.

Raudo, acudo a su llamada y al traspasar la puerta, un letrero de vastas dimensiones, me expulsa salvajemente de mi ensoñación, de mi simulacro de paz interior, de mi estado benefactor, devolviéndome a una miserable realidad.

Ocho letras, en él impresas, logran amedrentar mis mayores temores. Ocho letras que por separado no llamarían mi atención, pero que juntas y dispuestas en un orden, sacan de mí los peores augurios, los peores sentimientos, lo peor de mí. Una palabra, ocho letras, un acento y un maldito dedo traidor...

¡qué desdicha!




15 comentarios:

Anónimo dijo...

ya puestos a juntar letras, pues podían haber sido estas letras ordenadas por este orden: 3-2-6-7-8

el cuento cambiaría eh?

Miguel A. Mesa

Ana dijo...

Hola, me alegro haber pasado por aqui, porque me ha encantado tu blog, estaré pendiente cuando publiques más y más.... Pasate por mi blog, te espero por allí, un besote desde Salamanca (España)

Luismi dijo...

No me cabe la menor duda...jejeje

Luismi dijo...

Hola Ana: muchas gracias y bienvenida a mi pequeño rincón. He comenzado a leer el tuyo y ya me tienes como seguidor y rendido a tus letras.

Un beso

Mónica PG dijo...

jaja, me alegro de que te tomes con tanto sentido del humor una situación tan intimidante.
La verdad es que la foto da un poco de miedete :)

Besitos!

Miguel Vivas dijo...

Gran razón la del autor, normal que te mantuviese absorto en la plasticidad del alma. Por desgracia, la firme realidad siempre acaba por resultar aplastante... Un abrazo Luismi

luismi dijo...

Afortunadamente, en lugar de House, me tocó en suerte una joven uróloga que me realizó el tacto con mucho tacto. Gracias a la doctora y gracias por tu comentario Mónica.

Un beso

luismi dijo...

La vida suele ser cruel y dura, pero un buen momento, vale por diez malos. Días de preocupación con este tema los he tenido, pero debo alegrarme y he alegrado muchísimo a los míos cuando los resultados demuestran que no había nada grave.

Un abrazo amigo

Mónica PG dijo...

Eso es lo importante, Luismi, que las pruebas hayan salido bien y no tengas que preocuparte por nada. Ahora.........a seguir entusiasmándose con Hesse.

luismi dijo...

Perdona Mónica, porque he visto tu otro comentario, pero no sé si lo borré en lugar de publicarlo o no. El caso es que no aparece. De todos modos, muchas gracias por tu interés y sí, afortunadamente los resultados indican que no es nada de lo que deba preocuparme demasiado. Muchas gracias y muchos besos.

luismi dijo...

...al final, apareció. Esto cada día me sorprende más...

Werty dijo...

Es bueno a veces ponerle humor a algo serio. Lo hace resultar mas facil. Es lo que hago yo. Una cosa es grave si uno la transforma en eso

Saludos!

luismi dijo...

Tienes toda la razón Werty. Gracias por el comentario.

Un abrazo

Sara Royo dijo...

Mira q os da miedo a los tíos el examen del urólogo...! Un ratico en el gine os daba yo, pa q sus enterárais. Celebro q todo estuviera bien. Y Sidharta es una magnífica compañía.
Besicos.

luismi dijo...

Mi solidaridad con las mujeres. Gracias Sara.

Besos