"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

lunes, 8 de marzo de 2010

El mundo al revés

Hoy es uno de esos días en los que sin motivo aparente, me encuentro en un estado anodino, apático y falto de interés. Es en esos momentos, cuando me enfrasco en pensamientos extraños que me trasladan a un mundo llamado Utopía.

Pensando en política, imagino un mitin de un partido X, en el que los asistentes son justamente los simpatizantes de la oposición.
¿Qué sentido tiene organizar un mitin al que sólo van a asistir los que ya de antemano sabes que te van a vitorear y te aclamarán al grito de ¡Qué guapo es, qué tipo tiene! Sería extraordinario poder sopesar en vivo lo que unos me dicen desde la izquierda y otros desde la derecha para tener un juicio claro y acertar en lo posible a la hora de emitir mi voto.

Hablando de fútbol, pongamos de ejemplo a los dos principales equipos españoles. Imaginemos el Bernabéu o el Nou Camp lleno a rebosar de gente joven en el derby por excelencia, animando a rabiar a su equipo, pero aplaudiendo una genialidad del crack contrario y acabando el partido discutiendo las aficiones las jugadas más importantes, mientras toman una cervecita.

Imagino y echo de menos una televisión que deseche el mundo rosa de los cotilleos, los grandes hermanos, los reality shows. En la que un niño pequeño disfrute mientras merienda , de un Barrio llamado Sésamo, de un Coyote que casi, casi alcanza al Correcaminos mientras se deja una fortuna en artilugios de la marca ACME, de la única pantera que es rosa, o de un viernes por la noche viendo en familia una obra de teatro de Alfonso Paso, o una historia para no dormir de un tal Chicho.

Imagino una sociedad con igualdad de derechos, pero en la que el ceder el paso a una mujer, el ser galante o incluso decirle algo bonito, no le quebrante ni vulnere su dignidad. En la que volvamos a bailar pegados sin que esto sea sinónimo de bailar borrachos. En la que el hombre corteje a la mujer y sea ésta quien ante su ineptitud, ofuscación o timidez demostrada, pueda decirle al oído "ven aquí tonto".

Una sociedad basada en el respeto entre las personas. En la que existan grandes amigos que en pensamiento, ideología, religión, formas de vivir y un largo etc., tengan en su amistad el mayor punto de encuentro, por encima de su antagonismo vital y educacional.

Una sociedad en la que la raza humana sea ejemplo y guía sobre el resto de las especies.

En definitiva, un mundo al revés.

8 comentarios:

Mónica PG dijo...

Al menos, mientras escribías y en cada lectura de tu entrada, ese mundo habrá existido.

Un saludo!

Silvia dijo...

Que bonito sería vivir en ese mundo al revés...En unas palabras ,has sabido plasmar lo que la mayoría de las personas pensamos.Un besazo

Luismi dijo...

Gracias Mónica por tu comentario. Tienes toda la razón del mundo. Al menos, durante unos minutos, fui totalmente feliz.

Un abrazo

Miguel Vivas dijo...

Ya sólo nos falta un pequeño detalle... El mundo es mundo. Un abrazo Luismi

Luismi dijo...

Hola Silvia... Los que sois más jóvenes que yo, tenéis la oportunidad de darle un poquito la vuelta a este mundo. Corre la voz y algo se conseguirá. Por lo pronto, engánchate a ese Eloy que tienes por marido, y prueba a bailar pegada. La música la pongo yo.

Un besazo para tí, un mordisco a los peques y un abrazo para Eloy.

Luismi dijo...

Desgraciadamente Miguel, sigue siendo este mundo. Menos mal que algunos con sus canciones y con sus letras, lo animan un poquito.

Un abrazo.

Werty dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
luismi dijo...

Perdona Werty, eliminé tu comentario por despiste. Un saludo.