"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

"Quisiera saber llorar como un niño para sentirme mejor hombre"

miércoles, 17 de febrero de 2010

Comienza el juego


Y llegó el gran día. El que todos estábamos esperando. El que nos anuncian con fanfarrias como la primera piedra de toque en lo que seguro será un "Gran Pacto de Estado", para acabar con la crisis económica que azota precisamente a una gran parte de la población que no se sienta ni se siente representada por la gran mayoría de los que sí lo hacen en el hemiciclo.

Estoy completamente seguro, que éste es uno de esos escasos días del año en los que tras 48 días de vacaciones navideñas, la totalidad de sus señorías ocuparán su asiento para dar una sensación ante las cámaras de que allí se trabaja por el bien común de todos los españoles. En su mesa de trabajo, debajo de sus carpetas o carteras, guardarán seguramente un ejemplar del periódico deportivo o revista de turno que entretenga en la medida de lo posible el tedio que estas sesiones provoca en la mayoría de ellos.

No nos engañemos amigo lector. Ud. y yo les importamos un carajo a todos y cada uno de los 350 diputados que componen esta Cámara. ¿Alguien cree a estas alturas que el hecho de existir más de cuatro millones de parados, que el nivel de vida esté disminuyendo a ritmo frenético, que nuestros sueldos (los que podemos presumir de ello) no lleguen a fin de mes, o que el carrito de la compra lo tengamos que medio llenar con marcas casi ya más transparentes que blancas, les importa a esta clase social de privilegiados, forrados a base de dietas, viajes, comisiones y demás prebendas?

Digo "prebendas", por estar definido este término en el diccionario de la RAE, como "Oficio, empleo, o ministerio lucrativo y poco trabajoso".

¿Alguien piensa que hoy en las Cortes algún diputado presentará un plan de austeridad que contemple por ejemplo la reducción del sueldo de sus señorías simplemente en un 10%, la disminución a la mitad de los casi 600 asesores y altos cargos del Presidente, la disminución o supresión de los privilegios excesivos de los que gozan o el estudio de por qué un alcalde de cierta población, presidente de Comunidad o Director de Diputación puede percibir más sueldo que el propio Presidente?

No, de esto ninguno de los diputados abrirá la boca y si lo hace, será para pedir la reducción del sueldo del típico currante. Jamás de un mediano o alto cargo.

Mientras tanto, y a modo de aperitivo, leo primero con curiosidad, después con perplejidad y por último con indignación, que el Ministerio de Igual-da, va a emplear parte de la remesa de ayudas de 845.803 euros aprobadas en el B.O.E. de ayer entre 22 investigadores (21 de ellos casualmente mujeres), en grandes estudios e informes necesarios para ayudar en lo posible a paliar esta crisis. Entre ellos, los siguientes:

  • 50.000 euros para analizar la "exclusión social y violencia de género en los centros penitenciarios de mujeres en Andalucía.
  • 22.767 euros para estudiar las "Reparaciones europeas contemporáneas y memoria de la esclavitud; esclavas negro-africanas y españolas abolicionistas (Siglos XVI al XIX)"
  • 50.000 euros por un trabajo sobre "Ética, religión y normativa de género"
  • Y en plan estrella... la "Elaboración de un Mapa de Inervación y Excitación Sexual en Clítoris y Labios Menores"·

¿Verdad que no se le pasa a ningún diputado por la cabeza que un modo de ahorro podía ser la supresión de este vergonzoso y vergonzante Ministerio? ¿Y el de la Vivienda? No, por supuesto que no.

¿Dónde íbamos a recolocar a tanto y tanta inept@ que por trabajar tan poco y con un curriculum tan escaso cobraran tanto?

A día de hoy, sigo creyendo en la Democracia, pero no en esta que es conducida por un atajo de demócratas que a golpe de dictadura encubierta, juegan con el futuro de millones de españoles. Me da igual que se llamen José Luis, Mariano, Gaspar, Josep Antoni, Joseba o Rosa o incluso Juan Carlos (sí, aquel impulsor de este pacto, que en el día en el que se puede producir, se marcha a la White House para hacerse la foto de rigor con el Dalay Obama)

Seguro que cuando el Presidente de la Cámara pronuncie aquello de "se levanta la sesión" sus señorías abandonarán su escaño al grito de "Marica el último" y a otra cosa mariposa.

P.D. No se me molesten los homosexuales, pero es que con los tiempos que corren, la probabilidad de que el último en salir sea marica, es muy grande.

0 comentarios: