"Una pluma, pesa; el amor por inmenso que sea, no" (Pedro Rivera García)

martes, 23 de febrero de 2010

Money forever

Gordon Mathew Thomas Sumner, más conocido como Sting, líder de la mítica banda The Police, es noticia ahora por reconocer haber actuado hace meses en una fiesta organizada por la hija del Presidente de la República de Uzbekistán, a cambio de más de un millón de libras.
Esto no sería noticia en sí, porque de todos es sabido el enorme caché que ciertas estrellas del mundo de la canción tienen. Pero si este concierto lo organiza la hija del que con frecuencia ha sido considerado como un dictador escasamente sensible a los derechos civiles y a la conservación medioambiental, la cosa cambia.

El propio Sting, bandera de la moralidad, concienciación política, social y ecológica, se defiende ahora manifestando que este concierto fue patrocinado por Unicef y que además "el boicot cultural, suele ser contraproducente".

¡Cuánta hipocresía Sr. Sting! ¿Este es el mismo Sting que en su día se negó a actuar en Sudáfrica en protesta por el apartheid o que manifestó que no tocaría más en Madrid hasta que la ciudad no tuviera un local acorde con su virtuosismo?

Al final, todo se trastoca, las ideas cambian, las opiniones se contradicen y los hechos nos delatan, cuando del vil metal hablamos.

Sr. Sting, como músico le he admirado y aún hoy lo sigo haciendo, pero como persona, mi conciencia y mi catadura moral, me obligan a considerarlo como uno más de los privilegiados personajes que nos dejará la historia, que cayeron en la red de la inmundicia monetaria.

Por todo ello, y mientras Vd. no reconozca que fue abducido brutalmente como desgraciadamente hacemos la mayoría de los mortales por eso que llaman dinero, ahora voy a ser yo quien en mi pequeño entorno familiar, de amistades y de vida diaria voy a boicotearle no escuchando ni una sola de sus canciones como grupo o como solista.

Como dice un humorista, "las gallinas que salen, por las que entran".

5 comentarios:

José Manuel Díez dijo...

No conocía esta noticia... pero, en caso de que su veracidad se cumpla, tienes toda la razón, Luismi. Además, de Sting yo tampoco lo esperaba...

Un artista debe ser, antes que artista, persona. Y aunque el dinero compra y vende arte diariamente, la humanidad, la ética y la moral de los hombres debe escapar a su poder, a cualquier precio.

Miguel Vivas dijo...

Qué fuerte... No estaba al tanto, pero por desgracia una vez más don Dinero compra los ideales y las banderas de este podrido mundo. Una desgracia más para la saca, menos mal que aun quedamos los buenos para denunciarlo... Apúntate un tanto amigo, un abrazo

luismi dijo...

Jose y Miguel, Miguel y Jose, dos artistas a los que deseo el mismo éxito de Sting, la mitad de dinero que él y ninguna torpeza como la suya.

Un abrazo amigos.

ALFONSO dijo...

En este mundo está muy de moda dar consejos, y casualmente a menudo les dan los que menos deben. Es como esos que van de progres y de solidarios pero están forrados de pasta hasta las trancas: hay que dar y compartir, pero OJO, mi cartera ni tocarla.
Pobre Sting, mira que te he admirado, poiblemente hasta hoy. Has ganado un millón de libras pero has perdido mucho más, a algunos o muchos de tus fans, y lo más duro y triste: te has manchado la conciencia (si tienes) y el alma para siempre. Cuando vayas a dar algún discurso mitinero pro algo me avisas para no ir y quedarme en casa durmiendo, me aprovechará más.

luismi dijo...

No creo que éste vaya a dar muchos discursitos ya. De todos modos, seguro que si los da habrá muchos que aún le seguirán.